Afecta el alcoholismo a comunidades rurales de Hidalgo

Aún con carencias económicas, habitantes de comunidades rurales optan por consumir bebidas embriagantes y hacer a un lado los alimentos nutritivos.

Wilfrido Pérez Mendoza recuerda que desde pequeño su mamá le daba un poco de pulque durante el desayuno, "no teníamos dinero para comprar leche y para sustituirla, a mis seis hermanos y a mí nos daba una taza con pulque".

El habitante de la comunidad de San Andrés Daboxthá es vendedor de aguamiel y pulque y afirma que su generación creció tomando derivados del pulque, y actualmente los jóvenes consumen más cerveza y otro tipo de bebidas embriagantes.

"Conozco a muchos que fuimos creciendo y consumiendo estas bebidas, además tienen algunos nutrientes para la salud, ahora toman otras cosas que pueden causar daños", señaló.

No sólo es San Andrés Daboxthá, sino decenas de otras comunidades que viven este fenómeno, reconoció el secretario de Salud de Hidalgo, Pedro Luis Noble Monterrubio.

"Trabajamos para prevenir este padecimiento, no sólo detenerlo en los adultos sino evitar que se registre en mayor proporción en menores de edad, quienes son los más vulnerables", refirió el funcionario en entrevista.

Resaltó que realizan un monitoreo en comunidades donde el consumo inmoderado y excesivo de bebidas alcohólicas dañan la salud, no sólo de la persona que consume, sino también el comportamiento comunitario.

"En atención a ello, lo que se hace es promocionar la salud, adopción de estilos de vida saludable, que conlleva al deterioro de la armonía y sobre todo la economía de las familias del individuo que la padece, esta situación está reconocida como un vicio, mas no como una enfermedad", aseguró.

Son localidades de las regiones de la Huasteca, Valle del Mezquital y Tepehua, donde más se ha detectado este fenómeno.