Define OEA cuatro ejes para debate regional sobre drogas

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, afirmó hoy que el debate sobre drogas regional debe pasar por cuatro ejes: seguridad, penas alternativas al encarcelamiento, enfoque de salud pública y cooperación judicial.

Insulza aseguró durante el 54 Periodo Ordinario de Sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) en Bogotá que, a partir del informe que elaboró el organismo interamericano, la discusión debe girar sobre esos cuatro puntos.

El líder de la OEA recordó que el diagnóstico que se dio sobre el problema en la región, se ha discutido en diversos foros y presentado a distintos jefes de Estado del continente y Europa.

Precisó que a partir del informe que elaboró la entidad, la discusión debe pasar sobre cuatro ejes: seguridad, alternativas a la encarcelación a los infractores, la aplicación del enfoque de salud pública y la cooperación judicial.

"Confío en que ese debate nos permita, después de 40 años de hacer lo mismo, introducir las modificaciones en nuestras políticas y acciones que nos ayuden a mejorar nuestra capacidad de enfrentar el problema", dijo el ex canciller chileno.

Remarcó que "existen cuatro temas que concitan el mayor interés entre expertos, tomadores de decisiones y en la sociedad civil", lo que permite visualizar en qué aspectos concretos debe profundizarse el debate en el futuro inmediato.

Explicó que la idea es promover nuevos modelos de seguridad en la región para hacer frente a la actividad de las bandas o cárteles del narcotráfico que afecta a los ciudadanos en su integridad física y en su patrimonio.

"Fortalecer la seguridad, en consecuencia, es una tarea primordial para todos los países del hemisferio y un gran reto para todos nuestros países miembros", indicó Insulza.

Señaló que el segundo centro del debate se refiere a las alternativas al encarcelamiento para infractores de drogas y a la revisión de la proporcionalidad de las penas por delitos vinculados con las mismas.

"Planteamos con total claridad que el adicto es un enfermo crónico que no debe ser castigado por su adicción, sino que tiene derecho a tratamiento médico adecuado. Y aclaramos que las medidas restrictivas de libertad son antagónicas con ese enfoque", acotó.

En el tema de cooperación, anunció que el grupo de expertos en lavado de activos de la CICAD presentará una serie de recomendaciones que están enfocadas al fortalecimiento de las capacidades de las autoridades encargadas de combatir ese delito.