Prosigue investigación sobre muerte de hijo de diplomático mexicano

El Consulado de México en Nueva York brindará asistencia a su empleado consular, Eduardo Rocha Ovalle, quien fue interrogado sobre la muerte de su hijo de cuatro meses, aún cuando la autopsia preliminar no encontró señales de criminalidad.

Fuentes policiales citadas en medios locales indicaron que la autopsia preliminar practicada sobre el cuerpo del menor no mostró señales de un crimen, a pesar que inicialmente una serie de rasguños y moretones levantaron sospechas.

Rocha Ovalle, de 36 años, y quien trabaja en el área de documentación de la representación consular mexicana, y su esposa salieron de la custodia policial sin ser acusados, según informó The Wall Street Journal.

La oficina forense encontró que el cuerpo del menor "parecía deshidratado, con peso bajo y aspecto enfermo", de acuerdo con un funcionario neoyorquino.

Aún resta practicar las pruebas de toxicología para determinar la causa exacta de la muerte.

Rocha Ovalle llevó al menor al hospital Langone Medical Center el martes por la noche luego que el menor se encontraba inconsciente, de acuerdo con fuentes policiales.

El menor mostraba moretones y rasguños en la espalda, y poco después fue declarado muerto, según las fuentes policiales.

El Consulado General de México en Nueva York dijo la víspera tener conocimiento del fallecimiento del menor.

"Conforme a lo establecido en el Derecho Internacional, se brindará toda la asistencia y Protección Consular que los padres requieran en estas circunstancias y el Consulado se mantendrá muy pendiente de la evolución del caso", señaló.

Rocha Ovalle es encargado del área de expedición de documentos, como matrículas consulares o menajes de casa.

Medios locales reportaron que la policía acudió en dos ocasiones a la residencia de Rocha Ovalle y de su esposa en dos ocasiones desde el mes de septiembre, sin que hubieran arrestos.