Celebran en Oaxaca a la Virgen Morena

Para agradecer un favor otorgado, por devoción, para pedir por salud, dinero o amor, o por simple tradición, miles de oaxaqueños colman el templo católico dedicado a la Virgen de Guadalupe localizado al norte del centro histórico oaxaqueño.

Largas filas de pequeños Juan Diego y cándidas "Lupitas", aguardan de la mano de sus progenitores, en tanto que aquellos que aún no pueden caminar, se guarecen entre los brazos de sus padres, quienes los protegen del peculiar viento frío que este jueves corre en el Valle oaxaqueño.

Con finos bigotes delineados con el lápiz para las cejas de su mamá, el pequeño Héctor -hoy con los huaraches "prestados" de Juan Diego-, observa a su alrededor y se jala el sombrero de paja mientras Gloria, su madre, lucha con el menor para que éste llegue "presentable" ante la Virgen Morena.

Mientras caminan hacia la Iglesia de Guadalupe, localizada a un costado del Paseo Juárez El Llano, Gloria se apresura con el pequeño Héctor en brazos, en tanto Manuel, su esposo, hace lo propio con su pequeña "Lupita", quien se rasca la cabeza en señal de incomodidad por las trenzas postizas que le colocó Gloria esta mañana.

"Mi mamá me trajo a mi y por eso nosotros venimos a ver a la virgen", explica Manuel al tiempo que sortea los cientos de puestos de antojitos y productos chinos instalados en El Llano a propósito de la Fiesta de la Virgen de Guadalupe.

"Sí somos muy creyentes de la virgen, como mi mamá, como mis abuelos, por eso le llevamos a nuestros hijos, para que les conceda salud", explica Gloria con respecto al motivo de su visita.

A paso veloz, Gloria y Manuel se pierden entre la multitud de Juan Diegos y Guadalupes, entre los borricos y las telas pintadas que representan el cerro del Tepeyac, mismos que servirán de fiel escenario para la foto del recuerdo.

El peregrinaje de oaxaqueños que inició desde muy temprana hora con el canto de las mañanitas y una celebración eucarística, continuará el resto de este jueves hasta altas horas de la noche, en medio de mariachis, tríos y coros que dedicarán su voz y su canto a la Virgen Morena, a la patrona de los mexicanos.