Acusa HRW a Nigeria de ignorar asesinatos en masa

Human Rights Watch (HRW) acusó hoy a Nigeria de ignorar los asesinatos en masa y la violencia sectaria que desde 2010 afecta el centro del país, la que cobrado desde entonces las vidas de más de tres mil personas.

En un reporte, la organización humanitaria presentó los testimonios de 180 habitantes y víctimas de los estados de Meseta y Kaduna, en el centro de Nigeria, que confirman que las autoridades se han "hecho de la vista gorda" de la violencia sectaria.

De acuerdo con HRW, muchas de las víctimas de la violencia sectaria -incluyendo mujeres y niños - fueron asesinado a machetazos, quemados vivos o por un disparo simplemente sobre la base de su origen étnico o identidad religiosa.

El informe, difundido en la página en Internet de la organización, considera un rotundo fracaso del gobierno, con raras excepciones, el juzgar a los responsables, a pesar de que son "bien conocidos" en las comunidades afectadas.

"Los testigos se acercaron para contar sus historias, listas compiladas de los muertos, e identificaron a los atacantes, pero en la mayoría de los casos se hizo nada", dijo Daniel Bekele , director de WRW para África, en el documento de 146 páginas.

Las autoridades pueden haber olvidado estos asesinatos, pero las comunidades no. Ante la falta de justicia, los residentes han recurrido a la violencia para "vengar sus pérdidas", indicó.

La organización independiente recordó que el estado de Plateau ha sufrido más de una década de recurrentes episodios sangrientos, de violencia comunitaria, que han dejado a miles de cristianos y musulmanes muertos, sin embargo, las autoridades no han tomado medidas.

En una comunidad rural en el estado de Plateau, un hombre que fue testigo del asesinato de su padre en enero de 2010 le dijo a HRW que fue a la policía y denunció el crimen, pero a la fecha aún ve la gente que mató a su padre moviéndose libremente por la comunidad. "Si esto ocurre de nuevo, yo no iría a la policía, es una pérdida de tiempo", dijo.

En el vecino estado de Kaduna, los episodios mortales de violencia comunal en las últimas dos décadas han dejado miles de muerto y con la excepción de algunos procesos judiciales mientras que Nigeria estaba bajo el régimen militar, nadie ha sido procesado por estos asesinatos.

Nigeria, el país más poblado de África con casi 170 millones de habitantes, está dividido entre cristianos y musulmanes y alrededor de 250 diferentes grupos étnicos, y aunque en su mayoría viven pacíficamente, el centro del país vive sumergido en la violencia.

A esto se agrega los ataques armados y atentados perpetrados por grupo islamista Boko Haram, un grupo vinculado a la red terrorista Al Qaeda, que quiere imponer la Sharia (ley islámica) en el norte de Nigeria.