Baja percepción de seguridad en el DF: senadoras

El incremento en los índices de inseguridad en el Distrito Federal durante el primer año de gobierno de Miguel Ángel Mancera, revirtió la percepción de que la ciudad de México es una de las más seguras del país en la última década, señalaron senadoras panistas y priistas.

Las legisladoras Mariana Gómez del Campo y Verónica Martínez Espinoza recordaron que el Senado aprobó un exhorto al jefe de gobierno para informar sobre las acciones y estrategia para revertir la inseguridad y la violencia.

Asimismo expresaron su preocupación porque en este 2013 "se han venido abajo" los índices de seguridad y la percepción de que el Distrito Federal era una entidad de alguna manera "blindada" a casos de ejecuciones y desaparición de personas, y citaron el caso de jóvenes de Tepito que fueron sustraídos y asesinados.

La senadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI) hizo notar, en entrevista, que causa malestar a las autoridades del Gobierno del Distrito Federal cualquier crítica a su labor.

Sin embargo, se trata de establecer estrategias compartidas en favor de los ciudadanos y no de decir "aquí no pasa, no hay violencia, los índices van a la baja", comentó Martínez Espinoza.

A su vez Gómez del Campo Gurza, autora de un punto de acuerdo con el que se emplazó a Mancera Espinosa a entregar un informe sobre los resultados de sus programas en materia de seguridad y justicia, calificó de "negativo" este primer año de gobierno capitalino.

Se ha perdido "mucho de lo que habían logrado las anteriores administraciones en la capital", además de que se incrementó la comisión de delitos como robo con violencia y del narcotráfico.

"Es grave y decepcionante este primer año de gobierno", reiteró, para luego invitar a los titulares de la Procuraduría General de Justicia, Rodolfo Ríos Garza, y de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, Jesús Rodríguez Almeida, a que proporcionen un informe al respecto.

La legisladora del Partido Acción Nacional (PAN) expuso que existe preocupación por la aplicación de una "política de negación" ante sucesos que demuestran "la existencia de redes del narcotráfico en lugares tan representativos de la capital como la Zona Rosa".

Por ello consideró necesario que los funcionarios capitalinos, incluidos el jefe de gobierno, expliquen al Senado la estrategia en materia de seguridad pública, como la llamada Escudo Centro, "tan cacareada en la ciudad y aparentemente tan trabajada con los diferentes gobernadores".

Gómez del Campo expuso que 85 por ciento de los capitalinos considera al Distrito Federal como una entidad insegura, incluso más que estados como Nuevo León, dijo.