Preocupa "fantasma" de abstención a candidatas chilenas

El "fantasma" de la abstención pasó a ser el principal motivo de preocupación para los comandos de las candidatas presidenciales Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, quienes se medirán este domingo en segunda vuelta.

A sólo tres días de la crucial contienda, tanto la ex mandataria y actual abanderada del pacto opositor Nueva Mayoría como la candidata de la gobernante Alianza por Chile coincidieron en su llamado a los chilenos a volcarse de manera masiva a las urnas.

"No te quedes en tu casa, somos cada vez más los que queremos las transformaciones que Chile necesita. Falta tu voto este 15 de diciembre. De ti depende", afirmó Bachelet en su mensaje final de campaña, transmitido a través de la radio local.

Matthei, por su parte, señaló en su último aviso de campaña que "si votaste por mí en la primera vuelta (del 17 de noviembre) y llevas a alguien que no votó en la primera vuelta, podemos ganar esta elección. Anda a votar, invita a votar".

El mismo contenido es el acordado por los respectivos comandos electorales para los actos de cierre de campaña de este jueves, que Matthei encabezará en la sureña ciudad de Temuco y Bachelet en el court central del capitalino Estadio Nacional.

La abstención no es una mera incertidumbre, ya que la primera vuelta constató que la participación fue las más baja en una elección presidencial desde el retorno a la democracia tras el fin de la dictadura militar (1973-1990).

En la jornada comicial del pasado 17 de noviembre, más de un 50 por ciento del padrón electoral -de 13.5 millones de personas- no concurrió a los centros de votación, en tanto regiones del norte y del extremo sur del país registraron récords de abstención.

El experto electoral, Pepe Auth, advirtió incluso que la abstención podría ser mayor en la elección de este domingo, aunque aclaró que ello "no deslegitima ni el proceso electoral ni sus resultados", como han asegurado sectores extremos del escenario político chileno.

Sin embargo, el analista de la Fundación Libertad y Desarrollo, Jorge Ramírez, consideró que para Bachelet "es complejo que salga electa con baja cantidad de votos porque inevitablemente se tenderá a cuestionar su liderazgo".

Sostuvo además que para Matthei "tampoco es buen indicio una baja participación, ya que históricamente la centro-derecha alcanza en promedio sobre un 40 por ciento en segunda vuelta y es necesario estrechar las cifras".

"Por el lado de Matthei también es importante que vote mucha gente, puesto que mientras más grande sea la diferencia entre las dos candidaturas, es perjudicial para el electorado de la centro-derecha, que no es poco", abundó.

Otra eventual consecuencia de una alta abstención será el debate público que abrirá respecto a la conveniencia o no de mantener el sistema de inscripción automática de electores, pero con votación voluntaria, que en la lid presidencial debutó en noviembre pasado.