Queda decidido nuevo gabinete alemán y será anunciado el domingo

La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, deliberó hoy aquí con los presidentes de los partidos con los que es muy probable que forme una coalición de gobierno, y el anuncio y detalles se darán a conocer hasta el domingo próximo.

La reunión se llevó a cabo en la cancillería Federal en Berlín y participaron además de Merkel (CDU, Unión Demócrata Cristiana), el presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, y el de la Unión Social Cristiana (CSU), Horst Seehofer.

El SPD solicitó a los dos partidos con los que posiblemente formará coalición que la integración del gabinete se mantuviera en secreto hasta el domingo.

Las decisiones que se acordaron durante el encuentro se darán a conocer hasta el domingo, en caso de que las bases del Partido Socialdemócrata aprueben el Contrato de Coalición que negociaron los tres partidos durante seis semanas. El resultado de esa votación se dará a conocer el sábado.

De los 14 Ministerios de que consta el gabinete, cinco pueden ser para la Unión Demócrata Cristiana, tres para la Unión Social Cristiana y seis para el Partido Socialdemócrata.

Si el voto socialdemócrata es aprobatorio, entonces el martes de la próxima semana, Merkel sería reelecta en el Parlamento y los nuevos ministros jurarán sus cargos en esa misma sesión.

En caso de que las bases del Partido Socialdemócrata se hayan opuesto al Contrato de Coalición que negociaron sus líderes, Merkel no tendría más remedio que asumir un gobierno con minoría en el Parlamento y convocar en tres meses más a nuevas elecciones.

La cúpula del Partido Socialdemócrata tomó la decisión de someter el Contrato de Coalición a las bases debido a las corrientes internas que hay en el partido y evitar una salida masiva de miembros, como ya ocurrió a raíz de la Gran Coalición de 2009.

Se denomina como Gran Coalición la que pueden establecer los dos mayores partidos del país, que son la Unión Demócrata Cristiana y el Partido Socialdemócrata.

Merkel y la CDU ganaron las elecciones con 42 por ciento de los votos pero como no alcanzaron la mayoría, la jefa del gobierno alemán puso en marcha negociaciones para establecer coalición, ya fuera con los socialdemócratas o con el Partido Verde.

Este último se negó a formar coalición con los dos partidos de derecha y centro-derecha poco después que empezaron las conversaciones de sondeo con los demócrata cristianos.