Promete Ortega frenar daño a reserva de biósfera de Bosawás

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció hoy acciones para detener la invasión de campesinos en la zona de amortiguación del mayor busque tropical del país, tras considerar "reversible" el daño en la reserva de biósfera de Bosawás.

Ortega dijo que "hay un daño" en Bosawás, noreste del país, pero aseveró que éste es "reversible".

El mandatario aludió a las denuncias de los indígenas Mayagnas que habitan en la zona legalizada a favor de la comunidad desde 2010.

Los señalamientos de Ortega siguieron a un encuentro con la directora de la Organización de Naciones Unidas para la Ciencia, la Cultura y la Educación (Unesco), Irina Bokova, quien culminó este jueves una visita al país.

"Hay que librar una batalla para que no siga avanzando el daño sobre Bosawás", la mayor reserva de bosques tropical de Centroamérica, dijo Ortega.

Admitió que hay afectaciones las zonas del núcleo por los cultivos de granos básicos y la ganadería intensiva.

Pero destacó que en la defensa de la reserva de biósfera, según una declaratoria de la Unesco en 1997, hay "un sentido de participación nacional".

Unos 11 mil colonos se han asentado en las tierras protegidas, según datos de organismos no gubernamentales medio ambientalistas.

El presidente aseguró que la respuesta debe ser "integral" para detener la migración campesina que ha extendido la frontera agrícola hacia la reserva y ofrecer una alternativa productiva y económica.

El problema social afecta a los Mayagnas que cuidan la reserva y los ha enfrentado con los campesinos que han deforestado las áreas para la siembra y la ganadería, agregó.