Llama Obama a combatir inequidad económica

El presidente Barack Obama dijo hoy que combatir la inequidad económica y la creciente falta de oportunidades constituye el mayor reto de la actualidad dado su profundo impacto para el desarrollo de una sociedad democrática.

Frente a esta situación, el mandatario llamó una vez más al Congreso para que autorice un aumento del salario mínimo colocado en 7.25 dólares la hora, al advertir que la persistencia de estos dos factores conlleva serios riesgos.

Hablando en un evento organizado por la liberación agrupación Centro para el Progreso Americano, Obama dijo que asegurar que la economía funcione para todos los que contribuyen al bienestar del país "es el reto definitivo de nuestro tiempo".

"La peligrosa y creciente inequidad y la falta de oportunidades para avanzar está amenazando la premisa básica de la clase media del país de que sí se trabaja duro se tiene una oportunidad de avanzar" dijo.

El mandatario indicó que el debate actual sobre temas como la ley de salud o la reforma del sistema financiero, que tendrán implicaciones reales para los estadunidenses, han dado mayor peso y urgencia a esta discusión.

"Estoy convencido de que las decisiones que tomemos en estos temas en los próximos años serán determinantes para asegurar que nuestros hijos crezcan en un país donde las oportunidades sean reales", dijo.

El mandatario recordó que aunque la inequidad es de vieja data, en años recientes esta brecha se ha tornado más profunda en la economía estadunidense, en especial después de la crisis de 2008.

"Desde 1979 el tamaño de nuestra economía casi se ha duplicado, y la la mayoría de este crecimiento ha estado dirigido en favor de unos cuentos", dijo, agregando que aunque la productividad ha crecido 90 por ciento, el ingreso familiar creció 8.0 por ciento.

Todo ello, dijo, ha dado como resultado que la economía "se haya tornado profundamente desigual".

Obama dijo que la persistencia de estas condiciones son malas aún para la democracia, al recordar como los estadunidenses comunes, sin el poder económico para tener acceso a los círculos de poder, "se quedan con el sabor de boca de que el sistema (electoral) está amañado".

Para el mandatario la creciente inequidad y un menor movilidad en la escalera laboral "presenta una fundamental amenaza para el sueño americano, para nuestro sistema de vida", y de ahí la urgencia de implementar las políticas adecuadas para revertir sus nocivos efectos.