Propone CE estrategia para evitar nuevas tragedias en Mediterráneo

La Comisión Europea (CE) propuso hoy lanzar una operación especial de vigilancia en el mar Mediterráneo cubriendo la ruta entre Chipre y España con el fin de evitar nuevas tragedias con los inmigrantes que tratan de llegar a la Unión Europea (UE).

La idea forma parte de un amplio plan diseñado en respuesta al naufragio ocurrido en octubre frente a la isla italiana de Lampedusa, que cobró la vida de centenares de inmigrantes africanos.

La CE preparó 38 medidas articuladas en torno a cinco ejes: el refuerzo de la vigilancia, la solidaridad con los países donde hay mayor presión migratoria, la lucha contra el tráfico de personas, la oferta de maneras legales para los demandantes de asilo de acceder a la UE, y la cooperación con los países de origen y de tránsito de la inmigración.

Para mejorar la vigilancia en las fronteras de la UE en el Mediterráneo, el Ejecutivo apuesta por la creación de una "Red Europea de Patrullas", propuesta por la Agencia de Control de Fronteras (Frontex).

El organismo se encargaría de coordinar en una plataforma única sus propias operaciones de vigilancia y aquellas realizadas por las fuerzas del orden de determinados países en las fronteras nacionales, a manera de facilitar la identificación de embarcaciones con inmigrantes y la intervención.

La iniciativa de lanzaría en la primavera de 2014 y se concentraría en "rutas migratorias clave", pasando por las costas de Chipre, Malta, Italia y España.

Frontex estima que para poner el plan en marcha se necesitaría incrementar su presupuesto en cerca de 14 millones de euros al año, un detalle que podría motivar el rechazo de algunos gobiernos europeos, en particular los del Norte.

La CE también propuso destinar 30 millones de euros a Italia en concepto de ayuda para hacer frente a situaciones de emergencia relacionadas a la inmigración, así como para la intensificación de sus operaciones de vigilancia de fronteras.

Otros 20 millones de euros deberán ser destinados a los demás países del Mediterráneo para ayudar a mejorar sus capacidades de acogida de inmigrantes, registro, selección y procesamiento de los pedidos de asilo.

La comisaria europea de Interior, Cecilia Malsmtröm, sostuvo en rueda de prensa que los países que se enfrentan a una mayor presión migratoria necesitan ese apoyo financiero para adaptarse a la situación.

La CE, asimismo, creó nuevos mecanismos para acelerar la respuesta a las demandas de asilo en el caso de aumentos repentinos del flujo de inmigrantes, como el envío de funcionarios de inmigración de otros países hasta los puntos de llegada de los refugiados.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo apela por la solidaridad entre todos los países para aumentar el número de refugiados acogidos y mejorar su reparto, que actualmente se concentra en sólo 12 de los 28 miembros de la mancomunidad.

En ese marco, propone a los gobiernos europeos una ayuda de hasta seis mil euros por cada refugiado acogido en su territorio.

También pide que se estudie la creación de nuevos canales de inmigración legal, así como la posibilidad de que un demandante de asilo inicie el procedimiento necesario en alguna embajada europea en su propio país de origen, lo que evitaría que se viera obligado a alcanzar el territorio europeo antes de tener un permiso para ello.

Malmström llamó la atención de las autoridades europeas para la necesidad de aclarar a los buques comerciales que no estarán sujetos a ningún tipo de sanción legal en caso que ayuden a inmigrantes en peligro.

Por el contrario, podrán beneficiarse de puntos de desembarque "rápidos y seguros" para depositar a los inmigrantes auxiliados.