Dan 180 años de prisión por feminicidios a dos guatemaltecos

La justicia guatemalteca condenó hoy a dos hombres a 180 años de prisión al encontrarlos culpables del asesinato de dos mujeres y dos niñas el 16 de enero último.

Los sentenciados por el Tribunal Segundo de Femicidio fueron identificados como Edilberto Otoniel Orozco y Edy Antolín Barrera.

Ambos recibieron condenas de 160 años de cárcel por el delito de feminicidio y de 20 años por violación con agravación de la pena.

Carlos Enrique Miranda fue sentenciado a tres años de prisión por el delito de encubrimiento propio, mientras que Darwin Orozco, hijo de Edilberto Otoniel, fue absuelto por falta de pruebas.

La fiscalía del Ministerio Público presentó muestras de ADN, videos de vigilancia y el vehículo utilizado para cometer el hecho como pruebas en el juicio, que comenzó el pasado 19 de septiembre.

Las investigaciones determinaron que los procesados ultimaron a la mujer, a sus dos hijas menores de edad y a otra familiar la noche del pasado 16 de enero en un populoso barrio de la capital.

Los cadáveres fueron transportados en un vehículo de Otoniel Orozco, quien al parecer acompañado de su hijo, los lanzó a la vía pública en distintos rumbos de la ciudad.

Edilberto Orozco, supuesto líder del grupo criminal, vivía en la misma residencia de las víctimas en la colonia Quinta Samayoa, en el sur de la ciudad, y fue detenido el 2 de febrero.

El hijo del victimario, Darwin, fue detenido el mismo día en las oficinas de la Dirección General de la Policía al momento de presentarse a indagar sobre la situación de su padre, supuestamente implicado también en venta de armas y drogas.