Fomenta la UNAM rescate del patrimonio musical mexicano

El alumno de la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Tonatiuh González Solís, se sumó a los esfuerzos por preservar el patrimonio histórico organístico en Oaxaca, al recibir el título de Licenciado Instrumentista en Órgano.

Becario del Programa Universitario México Nación Multicultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (PUMC-UNAM), el músico recibió el título tras aprobar la prueba teórica y la práctica.

El examen presentado en la máxima casa de estudios del país consistió en la presentación de las Notas al Programa y reseñas sobre las piezas a interpretar, lo que incluía biografías de los autores, el contexto histórico-social en que fueron creadas.

También, la disposición fónica de los instrumentos que utilizaron los compositores y un análisis armónico y contrapuntístico, investigación que realizó con el objetivo de que se conozca los aspectos importantes del repertorio, informó la UNAM en un comunicado.

En la segunda parte del examen, realizado el 29 de noviembre pasado, el hoy licenciado Instrumentista en Órgano presentó un recital con obras de Joan Baptiste Caballines (1644-1712), Johann Sebastian Bach (1685-1750), Olivier Messiaen (1908-1992) y Marcel Dupré (1886-1971).

Tonatiuh González nació en Coacoyula de Álvarez, en el municipio de Iguala, estado de Guerrero. Se crió dentro de la cultura Ayuujk, donde aprendió a hablar la lengua mixe.

"Existen instrumentos muy valiosos en nuestro país. En Oaxaca, por ejemplo, cerca del pueblo que se llama San Isidro Guayapan, hay un órgano de 1711, en la comunidad de Santa María Alotepec, Mixe", comentó González Solís.

Su incursión en la música lo decido una vez que presenció una clase magistral en Yanhuitlán, Oaxaca, "fue entonces que compartieron conmigo un mundo, me dieron la oportunidad de sentir las teclas, el sonido y hasta el aroma de un instrumentos que había nacido en el siglo XVII", apuntó.

Cabe señalar que Oaxaca fue el tercer centro de música más importante de la Nueva España y en él se encuentra registrada una colección de más de 72 órganos construidos entre 1686 y 1891, en su mayoría por manos indígenas mixtecas y zapotecas.

Este acervo cultural se encuentra en su estado relativamente original, que representan dos siglos de características sonoras y técnicas de construcción de la organería en Europa y del arte decorativo oaxaqueño, explicó la institución educativa.

Por otro lado, Gustavo Delgado Parra, quien fungió como profesor de Tonatiuh, señaló que Oaxaca es una región con órganos históricos casi abandonados y que es importante que integrantes de las comunidades oaxaqueñas se involucren con este patrimonio cultural.

Además, afirmó sentirse complacido de que su alumno sea un organista consciente de la importancia del estudio y la preservación de éste instrumento.

"Nos toca, desde diferentes plataformas, como son la investigación musicológica y la práctica musical documentada desde una universidad, retomar y aportar para que este patrimonio se conserve, se estudie y no la dejemos perder", finalizó.