Firman China y Reino Unido acuerdos de cooperación

China y Reino Unido firmaron hoy una decena de acuerdos de cooperación en diversos sectores, que van desde ferrocarriles de alta velocidad hasta energía nuclear, en el primer día de la visita del primer ministro británico, David Cameron.

En una reunión en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, Cameron y su colega chino, Li Keqiang, acordaron aumentar la cooperación en sectores como la energía nuclear, los ferrocarriles de alta velocidad, la tecnología o las finanzas, según la agencia de noticias Xinhua.

Asimismo, ambos jefes de gobierno acordaron expandir la cooperación en ciencia, en el sector aeroespacial y en las nuevas energías, incluida la eólica.

En el sector financiero, Li y Cameron discutieron la apertura de sucursales de bancos chinos en Reino Unido y la posibilidad de abrir el mercado londinense a operaciones en la moneda nacional china, el yuan o renminbi.

Cameron aseguró que Reino Unido tomará medidas para incrementar las exportaciones de alta tecnología a China, simplificará los trámites de expedición de visados a los turistas chinos e incrementará la frecuencia de vuelos entre ambos países.

Tras su encuentro con Li, el primer ministro británico se reunió con el presidente chino Xi Jinping, a quien subrayó que el ascenso de China será "uno de los factores que definirán al siglo XXI".

"Reino Unido quiere que China cumpla su sueño, y creo que los dos nos podemos ayudar mutuamente en la carrera global", declaró Cameron a la prensa.

Asimismo, Cameron prometió promover un acuerdo de libre comercio entre China y la Unión Europea (UE). "Promoveré un acuerdo comercial entre la UE y China, con la misma determinación con la que estoy promoviendo un acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos", indicó.

El jefe del gobierno británico defendió la apertura de su país a las inversiones chinas, en su primera visita a Pekín desde su encuentro con el Dalai Lama en 2012, que levantó críticas en el país asiático.

Cameron comenzó este lunes una visita de tres días a China, acompañado de una nutrida delegación que incluye seis ministros y 120 representantes de firmas británicas, entre ellas Rolls-Royce, BP, Royal Dutch Shell, Barclays, HSBC, GlaxoSmithKline y Virgin.

Su viaje pone fin a año y medio de un impase entre Londres y Pekín, cuyas relaciones se enfriaron a raíz de que Cameron recibió en Downing Street al Dalai Lama, líder religioso tibetano en el exilio, en mayo de 2012.