Brasil logra el tetracampeonato mundial en Estados Unidos 1994

La selección de Brasil se convirtió tetracampeona en la Copa del Mundo Estados Unidos 1994 al vencer a Italia en serie de penales, luego de igualar sin goles tras 120 minutos de acción, en el estadio Rose Bowl de Pasadena, California.

Estados Unidos fue elegido como sede de la justa del orbe en julio de 1988, situación que generó polémica al ser un país sin tradición futbolística y con gran popularidad en otros deportes, como el basquetbol, beisbol y futbol americano.

Pero el desarrollo económico de uno de los países más poderosos del mundo y su infraestructura fueron determinantes en el éxito de la competencia, pues lograron cifras históricas de asistencia y una recaudación financiera importante.

Fueron 24 selecciones las que comenzaron la búsqueda del título en nueve sedes, cuyos estadios en promedio albergaban a 70 mil espectadores. El mundial se realizó del 17 de junio al 17 de julio de ese año con Brasil como monarca, 24 años después de su último título.

El Soldier Field de Chicago recibió el primer partido, la victoria 1-0 de la selección de Alemania, vigente monarca, sobre Bolivia, luego de una inauguración estilo hollywoodense.

En un mundial con poco futbol y que es recordado entre los peores de la historia también se dieron situaciones extracancha, como el positivo que dio el astro argentino Diego Armando Maradona tras un examen antidopaje luego de enfrentar a Nigeria, por lo que fue expulsado del mundial.

Respecto al anfitrión, tuvo una primera ronda aceptable y accedió a octavos de final, donde enfrentó a uno de los máximos favoritos, Brasil, que se impuso por la mínima diferencia el 4 de julio para seguir su camino al tetracampeonato.

Otros momentos destacados fueron los cinco goles que logró el ruso Oleg Salenko a Camerún, un récord, o la anotación de Roger Milla, del combinado africano, quien perforó las redes a los 42 años, un mes y ocho días para ser el jugador más veterano que logra un tanto en un mundial.

El partido de cuartos de final entre Brasil y Holanda fue el mejor del torneo, donde los pupilos de Carlos Alberto Parreira se impusieron 3-2 a la "naranja mecánica", escuadra que se había recuperado de un 2-0 en contra, pero no le alcanzó para seguir con vida.

La "verdeamarela", único equipo no europeo que llegó a cuartos de final, enfrentó en semifinales a Suecia, una de las revelaciones y al que superó por la mínima diferencia, mientras que Italia dejó en el camino a Bulgaria al doblegarlo 2-1.

Así, brasileños e italianos disputarían la corona, equipos que ya habían sido monarcas del orbe en tres ocasiones y el vencedor sería el primer tetracampeón de la historia. Aunque el honor correspondió a los sudamericanos, el partido decepcionó y lo más emocionante fue la definición en penales.

El encuentro resultó áspero y muy físico para los casi 100 mil espectadores reunidos en el Rose Bowl y los millones que observaron un 0-0 luego de 120 minutos. En los penales Roberto Baggio falló el definitivo y dio el título a Brasil.