Escribir es un orgasmo continuo: Jordi Sierra i Fabra

Comenzó a escribir a los ocho años y aunque no tiene estudios de Literatura, el español Jordi Sierra i Fabra domina el oficio y lo goza enormemente, como lo evidencian los más de 400 títulos que tiene en su haber, cada uno de los cuales, asegura, ha comenzado "colmado de excitación".

De visita en Guadalajara, donde será reconocido el 3 de diciembre con el Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil, en el marco de la 27 Feria Internacional de Libros (FIL), el escritor confesó a Notimex que para él la escritura es un "orgasmo continuo".

En entrevista, Sierra destacó que para ser un autor tan prolífico es necesario ser ordenado y mentalmente disciplinado, y él tiene "un orden mental y muy buena memoria para fechas, además, no tomó, no fumó, nunca he usado drogas".

Recordó que si bien encontró su vocación a temprana edad, su padre estuvo en contra de ésta, por lo que ha impulsado proyectos que ayudan a jóvenes talentos de la Literatura, como la Fundación Jordi Sierra i Fabra y el Taller de Letras, a los que destinará los 30 mil dólares con los que está dotado el premio.

"Lo hago porque sé lo que es tener 15 años y que nadie crea en ti", expresó.

Además, el autor de novelas infantiles y juveniles se interesa por compartir y contagiar su amor por la lectura, a través del concurso que realiza en España y que ha tenido una convocatoria que supera los 100 participantes, "estoy ayudando a descubrir a las nuevas generaciones de escritores", mencionó.

Ser el escritor español más prolífico, dijo, lo ha marcado y lo ha hecho dueño de una experiencia literaria que intenta transmitir, a través de un método pensado para gente joven que quiera escribir en la revista virtual "lapáginaescrita.com", lo que responde a su interés "de devolverle a la vida lo que me ha dado".

De su técnica y estilo literario, caracterizado por capítulos cortos, diálogos, ritmo e intensidad narrativa, Fabra señaló que eso es algo natural que posee, desde sus primeros textos. No obstante, "escribo mejor que hace 20 años y espero llegar a los 90 y decir escribo mejor que en los 60".

Sin bien el escritor ha tenido éxito con sus libros, algunos de las cuales han alcanzado numerosas ediciones, considera que aún no ha creado su obra maestra, "además espero morir sin escribirla".

Aclaró que el hecho de contar con una vasta obra, no significa que sea mecánico, pues cada que escribe lo hace creyendo en la historia que narra. "Lo que hago lo hago con el corazón, con las tripas, me vuelco, canto, río, lloro".

Vinculado con América Latina a través de su obra, Fabra es un amante de los países que integran esta región por lo que el Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil no sólo representa un reconocimiento a su carrera de más de 40 años, "yo lo valoro como un pacto de amor, porque me quieren tanto y yo a ellos".

En la FIL, el autor presentó la tarde de ayer su más reciente novela, "El corazón de jade", obra integrada por 209 capítulos en los que narra una historia de amor, traición, injusticia y armas mágicas.