Reconoce premio de la FIL trayectoria de Javier Castellanos Martínez

Oriundo de la comunidad de Yojovi, en la sierra zapoteca, Oaxaca, el maestro Javier Castellanos Martínez será galardonado con el primer Premio de Literaturas Indígenas de América (PLIA) por su destacada trayectoria como escritor, músico y artista dedicado a la conservación de la lengua de su pueblo.

La ceremonia se llevará a cabo el próximo 5 de diciembre en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, misma que iniciará este día sus actividades y las concluirá el 8 de diciembre venidero en la capital jalisciense.

En entrevista con Notimex, el escritor señaló que si bien aún falta un gran camino por recorrer en el rescate de las lenguas indígenas, este galardón ayudará a que "la gente de poder" tenga más interés en su conservación.

"Entonces, esos puestos de poder tienen que ver esta situación, de que las lenguas indígenas de México están en un latente peligro de extinción y que si no hacen algo van a desaparecer", aseguró Javier Castellanos.

El autor de la novela histórica "Wila che be ze ihao" (Cantares de los vientos primerizos), escrita en zapoteco y español, explicó que la precaria situación de las lenguas indígenas se debe a que en muchas comunidades ya se ha perdido el interés por hablarlas.

Inclusive, abundó el escritor, en muchos pueblos de lo que se podría llamar territorio zapoteco, desafortunadamente ya casi no se habla este idioma, y de hecho en los Valles Centrales ya son solo ancianos los que la conocen.

Consideró que desgraciadamente este es un problema que no han logrado ver las autoridades, ya que la atención al asunto de la desaparición de las lenguas se ha centrado en premios y en hacer talleres literarios en algunos pueblos, pero sin tocar el tema a fondo, que son los niños.

"Los niños son los que han dejado de hablarlo y solo porque no le encuentran perspectiva a su lengua, o sea, todo es español, a donde quiera que se paren todo es español, entonces llegan a la conclusión de que su lengua ha dejado de ser útil y poco a poco la abandonan", expresó.

Asimismo, el escritor, poeta y estudioso de las lenguas originarias, aseguró que definitivamente se tiene que involucrar el arte en este asunto, pero de una forma multidisciplinaria, ya que en los pueblos indígenas lo único que se utiliza es la música.

Y esto se debe, acotó, a que la ven como lo que es: útil para la Iglesia, pero las otras actividades como no son útiles para eso quedan a un lado, por lo que consideró que se necesita que se impulse la introducción de los demás aspectos del arte.

"El arte es una herramienta increíblemente fuerte para sensibilizar y hacernos ver nuestra realidad, por eso creo que se necesita eso y educación, porque definitivamente la educación no hará conscientes de que las lengua indígenas están en latente peligro de extinción", dijo.

El maestro recordó que hace 30 años inició con un grupo de compañeros la labor de fomentar la cultura en su comunidad en zapoteco, algo que anteriormente no se habían hecho, a través de diversas actividades, como teatro, canto y poesía.

Detalló que aunque a veces los veían de manera rara, gracias a la inclusión de otras actividades algunos maestros de la región cambiaron su actitud y comenzaron a hacer lo mismo, con lo que se logró que por lo menos en la actualidad ya se hable de este asunto, cosa que antes no existía.

"Entonces sí se avanza, no puede uno negar que se avanza, pero la otra idea de que las lenguas indígenas deben de desaparecer también está luchando y ellos tienen más fuerza, por lo que debemos seguir trabajando y no darlo como un hecho", puntualizó.

Javier Castellanos Martínez es uno de los más altos exponentes de la literatura hecha en zapoteco, autor de la novela "Gaa ka chhaka ka ki" (Relación de hazañas del hijo del Relámpago), con la que recibió el Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Indígenas en 2002.

Es autor del libro de leyendas "De maldiciones y esperanzas, leyendas zapotecas de la Sierra", así como de los poemarios "Palabras del corazón" y "Mi pueblo y mis palabras"; lo mismo que del libro de ensayos literarios "Semillas para sembrar".

Asimismo, ha escrito cuatro obras de teatro: "El tigre de Álica", "Ayer como hoy lo mismo", "Vigilantes nocturnos" y "Los mártires de Cajonos".

Además de contar con seis producciones discográficas, con canciones en zapoteco, en la década de los años 80 del siglo XX, participó en la Coordinadora para la Escritura del Zapoteco de la Sierra, siendo su principal logro el alfabeto que actualmente se utiliza en la región.

El Premio de Literaturas Indígenas de América 2013, en su primera edición, le será entregado el 5 de diciembre en el marco de la edición 27 de la FIL de Guadalajara, durante el Décimo Encuentro Internacional de Escritores en Lenguas Indígenas.