Impulsan reforma para frenar universidades privadas sin reconocimiento

Las escuelas particulares que impartan estudios de tipo superior sin autorización o reconocimiento de validez oficial deberían ser sancionadas e incluso acusadas de fraude, propuso el senador perredista Sofío Ramírez Hernández como mecanismo para garantizar educación de calidad.

Ramírez Hernández explicó que la matrícula limitada para el acceso a las universidades públicas provoca la proliferación de instituciones privadas, muchas de las cuales carecen de reconocimiento de validez oficial, lo que degenera en baja calidad educativa y merma económica a las familias de los estudiantes.

"En este sentido, la aparición de escuelas privadas se ha convertido, más que en una opción educativa, en un negocio de grandes dimensiones para los particulares", dijo en entrevista.

La iniciativa del senador por Guerrero pretende modificar los artículos 12, 56, 58 y 59 de la Ley General de Educación, así como los artículos 19 y 20 de la Ley para la Coordinación de Educación Superior.

Recordó que la Constitución Política señala en su artículo tercero que el Estado impartirá todos los tipos y modalidades educativos, incluyendo la educación inicial y la educación superior.

También, añadió, la impartición educativa puede estar a cargo de particulares en los términos que establezca la ley, y para ello el Estado otorgará el reconocimiento de validez oficial.

Según cifras de la Secretaría de Educación Pública (SEP), dijo, actualmente del total de la matrícula de educación superior 37.1 por ciento corresponde al sostenimiento autónomo; 17.8 por ciento, al estatal; 13.4, al federal, y las instituciones particulares cuentan con 31.7 por ciento.

"Las cifras anteriores demuestran un porcentaje considerable de las particulares en la educación superior, lo cual se traduce en un millón dos mil 828 alumnos que forman parte de las escuelas privadas que hay en nuestro país", apuntó Ramírez Hernández.

Según expuso el legislador, además el informe "RVOE Federales y Programa de Fomento a la Calidad de las Instituciones Particulares" de septiembre de 2012 de la SEP reveló que durante los últimos seis años hubo encubrimiento de universidades privadas, en donde los más de siete mil programas que imparten fueron sancionados.

Esta problemática ha venido a trastocar un sector importante en el desarrollo de México: los jóvenes; pues la formación de profesionistas con bajo nivel educativo repercute en su ingreso al mundo laboral, del cual son rechazados o contratados con sueldos irrisorios, abonando al de por si alto número de desempleados del país, indicó.

Por ello, el senador perredista recordó que la obligación de los legisladores es crear leyes que detonen el desarrollo del país, especialmente en un tema tan importante como el de la educación, que ha sido y seguirá siendo pilar fundamental en la formación de un México de mayores oportunidades.