Se entrega mujer que roba a recién nacido de hospital en NL

Una mujer que robó a un recién nacido del área de cuneros del Hospital Metropolitano se entregó en los primeros minutos de hoy a las autoridades de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) a donde acudió con el bebé en brazos, el cual se reporta en buen estado de salud.

El vocero de Seguridad en la entidad, Jorge Domene Zambrano, dio a conocer que la responsable fue identificada como María Hernández Pérez, de 34 años, residente del municipio de San Nicolás de los Garza, la cual se encuentra declarando ante las autoridades los motivos que la orillaron a sustraer al bebé de dos días de nacido.

Señaló que las investigaciones se van ampliar, pues aún no se descarta la posibilidad de complicidad de empleados del Hospital en donde el lunes por la mañana fue robado el recién nacido, mientras su mamá Isabel Hernández, estaba siendo operada.

"En los primeros minutos de hoy, María Hernández Pérez de 34 años se presentó en la Agencia Estatal de Investigaciones con el bebé en manos; el bebé está bien, se ha recuperado y está en manos de sus padres", relató Domene Zambrano.

Detalló que la mujer "está en proceso de declaración para poder descubrir que es lo que hubo detrás, qué es lo que la motivó a cometer este delito tan grave".

"Se van ampliar las investigaciones para dar a conocer a la comunidad lo que realmente pasó; no se ha descartado que haya complicidad y se va a investigar al interior del Hospital para poder definir cómo es que logró extraer a este bebé el día de ayer", remarcó.

Por su parte, la madre del recién nacido dijo sentirse feliz por tener a su hijo junto a ella, luego de que su esposo se lo llevó al Hospital en donde convalece tras una operación a que fue sometida.

"El ir saliendo de la operación y saber que robaron al bebé, es algo que no se lo deseo a nadie", dijo en una entrevista telefónica con medios de comunicación.

La madre de familia detalló que la plagiaria se hizo pasar como su hermana y solicitó un pase en la hora de visita, sin que le solicitaran alguna identificación, por lo cual logró llegar hasta el área de cuneros, en el sexto piso del nosocomio.

En esta área, la mujer dijo a las enfermeras que era tía del bebé y les pidió permiso para cambiarle el pañal para luego sacarlo del Hospital, activándose posteriormente el Código Amber para la localización del recién nacido.