Con cambios mínimos, Senado envía Ley de Ingresos a San Lázaro

El Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular el dictamen de Ley de Ingresos 2014 sólo con cambios mínimos y de inmediato fue enviado a San Lázaro para su análisis.

Dicha normativa establece un monto total de cuatro billones 467 mil 225.8 millones de pesos, de los cuales casi 40 por ciento provendrán de impuestos.

Entre los cambios mínimos destacan apoyos en combustibles para productores agropecuarios y etiquetar recursos del impuesto a los refrescos para impulsar una red de agua potable en escuelas y zonas marginadas para consumo humano.

El escenario macroeconómico para 2014 considera un crecimiento económico de 3.9 por ciento, una inflación de 3.0 por ciento, más/menos un punto porcentual, un precio del barril de petróleo de 85 dólares, un tipo de cambio de 12.9 pesos por dólar y un déficit público de 1.5 por ciento del PIB.

A cinco horas de que venciera el plazo legal para su aprobación y en medio de acusaciones entre senadores de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Acción Nacional (PAN) respecto a temas como el endeudamiento público y la alianza entre perredistas y priistas para aprobar el paquete económico y la reforma hacendaria.

Una de las modificaciones que se aceptaron al PAN fue la de la senadora Marcela Torres Peimbert de adicionar un transitorio para que, dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación 2014, se incluya una participación o porcentaje a favor de las entidades federativas del impuesto especial de un peso que se aplicará a cada litro de refresco.

Lo anterior con el objetivo de que los gobiernos estatales destinen dichos recursos a programas de combate a la desnutrición, atención y prevención de obesidad y de enfermedades crónico-degenerativas relacionadas, así como el acceso al agua potable en zonas rurales, escuelas y espacios públicos.

Por otra parte y a propuesta del senador del PRD, Fidel Demédicis Hidalgo, se aprobó modificar otro artículo para apoyar a los productores del campo en materia de cancelar las deudas que tienen por los créditos que les fueron otorgados para la compra de diésel.

En tribuna, el legislador argumentó que se debe estimular a los productores del campo, dado que con los incrementos de los precios de los combustibles y fertilizantes se afecta la economía de ese sector.

Asimismo, se aprobó otra modificación a propuesta del senador priista Alejandro Tello, para enfatizar la importancia de que los fondos del Ramo 38 destinados al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) sean utilizados de manera íntegra para fortalecer las capacidades científicas y tecnológicas en materia de hidrocarburos,

Además, especificar qué autoridades de la Junta de Gobierno del Conacyt participarán en la determinación de los rubros en que se aplicarán los recursos, pues es el órgano representativo de los sectores que integran el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología.

En medio de la refriega legislativa, e incluso el fuego amigo entre perredistas, se ventilaron en tribuna temas como la alianza entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el PRD a favor de la reforma hacendaria.

Así como el endeudamiento que se autorizó en la Ley de Ingresos por un monto de deuda del gobierno federal de 1.5 por ciento, equivalente a unos 750 mil millones de pesos.

Al respecto, los senadores del PAN, Roberto Gil Zuarth, y del PRD, Mario Delgado, respaldado por Dolores Padierna, presentaron una reserva para eliminar del paquete de ingresos dicho monto de deuda.

Pero la mayoría del PRI, apoyada por senadores perredistas como Armando Ríos Piter, Miguel Barbosa y Angélica de la Peña, rechazaron modificar este tema.

Gil Zuarth, en tribuna, fundamentó su reserva para que no se aprobara el techo de endeudamiento solicitado por el Ejecutivo federal y de paso arremetió contra 11 senadores del PRD por acompañar al PRI en la aprobación de una deuda "que comprometerá el futuro de los mexicanos".

"Lo que una mayoría del grupo parlamentario del PRI y 11 socios del PRD están a punto de acometer, deuda para todos los mexicanos, deuda para cuadrar las cuentas del presupuesto", subrayó el panista, y agregó que "cuando dos personas diferentes se juntan para compartir ingresos y gastos, se llama sociedad... sociedad conyugal.

El priista Omar Fayad trató de mediar en la disputa y pidió "al señor orador que está en tribuna guarde respeto por esta soberanía y por los grupos parlamentarios y los partidos políticos aquí representados".

De inmediato el senador Ríos Piter, para alusiones personales, recordó el episodio en donde involucró hace unos meses a Gil Zuarth, cuando fue subsecretario de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón, con la entrega de permisos para casinos.

"Cuando se habla de sociedades, a mí recuerda o me trae a la mente la sociedad que pueden tener algunos senadores con dueños de casinos. Esas son sociedades, o las que puede tener un gobierno con espías norteamericanos para que se violente la soberanía nacional", dijo.