Reporta la Compañía Nacional de Ópera listo el estreno de "La bohème"

Luego de un ensayo general realizado esta tarde en el Palacio de Bellas Artes, la Compañía Nacional de Opera (CNO), del Instituto Nacional de Bellas Artes, se reportó lista para estrenar "La bohème", ópera de Giacomo Puccini (1858-1924), el próximo domingo en el Palacio de Bellas Artes.

Durante el ensayo abierto, afloraron las emociones reales y los personajes más comunes que Puccini, el representante más grande del verismo, colocó en esa pieza operística, que se presentará los días 5, 7 y 14 a las 20:00 horas y los domingos 3, 10 y 17 a las 17:00 en la Sala Principal del recinto.

De "La bohème", considerada una ópera accesible para todo tipo de público y la cuarta más representada en todo el mundo, el director artístico de la CNO, Ramón Vargas, apuntó que "Puccini fue la gran imagen de lo que en ópera se llamó verismo, donde las emociones son reales".

Por esa característica, el cantante y funcionario cultural dijo que el público de cualquier edad "se identifica con los personajes y las situaciones que ahí se exponen". Como los personajes de la obra, prácticamente los mortales de todos los tiempos y en todos los países han sufrido por un amor roto, dijo.

Por otro lado, el director escénico Luis Miguel Lombana mencionó que además de ser interesante trabajar una partitura de Puccini, la obra estrenada en 1896 destaca por lo bien elaborados que están los personajes, la cantidad de matices que aporta el compositor a la música y la espléndida construcción dramática.

"Las partituras me son muy cercanas y entrañables, y es el tipo de montajes que a un director de escena le atraen mucho por lo orgánico de los personajes, lo cercano, lo creíble y lo bien construidos que están", añadió, a la vez que explicó: "La bohème" permite al público acercarse por primera vez a la ópera.

Lombana sostuvo que pocos personajes son tan cercanos y creíbles como los que integran esta ópera, ya que viven, sufren y aman como las personas de carne y hueso. "Se trata de una puesta clásica, similar a la que se montó en 2010".

Antes del ensayo, el director de escena acotó que "por un lado, me preocupa no repetirme a mí mismo y caer en lo preconcebido, por eso siempre he encendido un botón de alerta, y por otro, colaboro con personas que tienen su propio punto de vista y su manera de trabajar sus respectivos personajes".

Comentó que una versión clásica no significa ni es sinónimo de una visión trillada. "La de ahora es fresca, atractiva e interesante para todos los que hayan tenido la oportunidad de haberla visto anteriormente", señaló. Tras lo anterior, esta tarde, se sintió orgulloso de tener todo listo para el próximo estreno.