Proponen penas más rigurosas a quien interfiera las comunicaciones

El diputado Guillermo Sánchez presentó una iniciativa para modificar el Código Penal Federal, a fin de establecer que, a quien dolosamente o con fines de lucro interrumpa o interfiera las comunicaciones alámbricas, inalámbricas o de fibra óptica, sean telegráficas, telefónicas o satelitales, se le impongan de 10 a 15 años de prisión y multa de 10 mil a 100 mil días de salario mínimo.

Planteó que a la persona moral que resulte responsable en la comisión del delito, se le imponga la sanción económica referida, en tanto que a su representante legal sea castigado con 10 a 15 años de prisión.

Sánchez Torres expuso que se trata de proteger la comunicación de índole privada entre dos o más personas, los datos personales transmitidos a través de las redes públicas de telecomunicaciones, y los almacenados en equipos informáticos por prestadores de servicios de almacenamiento de datos basados en la Internet.

El legislador del Partido de la Revolución Democrática resaltó que el espionaje pone en riesgo la seguridad de las personas, ya que las hace vulnerables a extorsiones o chantajes, a la privación de su libertad, de su patrimonio, incluso de su vida.

Explicó que las sanciones de uno a cinco años de prisión y de 100 a 10 mil días de multa que actualmente se establecen "son reducidas, considerando el delito de que se trata, así como la gravedad de las consecuencias del mismo".