Incluyen a menores con discapacidad mental en ley sobre la infancia

La Cámara de Diputados aprobó por 419 votos a favor la reforma que establece que niñas, niños y adolescentes, no podrán ser discriminados por tener una discapacidad, sea física, intelectual, mental y psicosocial.

El dictamen avalado por el pleno por unanimidad modifica el artículo 16 de la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, surge de una iniciativa presentada por la diputada del Revolucionario Institucional, Paloma Villaseñor Vargas y fue remitida a la colegisladora para su análisis.

En las consideraciones de documento se señala que la legislación actual se refiere sólo a las niñas, niños y adolescentes que tienen discapacidades físicas y no toma en consideración las discapacidades mentales, intelectuales y psicosociales.

Además, se subraya que la discapacidad física, se refiere a la limitación para desarrollar determinadas tareas, no una limitación para la ejecución de las mismas o de otras.

Explica que la discapacidad mental consiste en una disminución en las habilidades intelectuales del individuo.

Hace notar que entre las más conocidas discapacidades cognitivas están el autismo, el síndrome Down, síndrome de Asperger y el retraso mental.

En tanto, la discapacidad intelectual se caracterizada por limitaciones significativas en razonamiento, planificación, solución de problemas, pensamiento abstracto, comprensión de ideas complejas, asimilar con rapidez y aprender de la experiencia.

Menciona que esta discapacidad aparece antes de los 18 años y su diagnóstico, pronóstico e intervención son diferentes de los que se realizan para la discapacidad mental y la discapacidad psicosocial.

El dictamen menciona también la discapacidad psicosocial, que se define como la restricción causada por el entorno social y está centrada en una deficiencia temporal o permanente de la psique debido a la falta de diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado de disfunciones mentales.

Estas son depresión mayor, trastorno bipolar, trastorno de pánico con estrés post-traumático, esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo, trastornos alimentarios (anorexia y bulimia), etcétera.