Cesan a dos policías de Tijuana acusados de trata de personas

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), Jesús Alberto Capella Ibarra, ordenó el cese de dos agentes de la Policía Municipal, acusados de explotar a una mujer a la que obligaban a prostituirse.

Capella Ibarra indicó que el cese de Yoan Fernando Cuevas Núñez y Juan Pablo Rodríguez Campos, forma parte del programa permanente de depuración de la Policía Municipal y que ambos fueron detenidos por sus compañeros comisionados en el distrito Zona Centro.

Los acusados enfrentan cargos por trata de personas y abuso de autoridad agravado, por ser servidores públicos.

Indicó que casi a las 18:00 horas del miércoles, un hombre denunció que el lunes pasado dichos uniformados le ofrecieron a una dama con la cual accedió a tener relaciones sexuales en un hospedaje de la Zona Norte.

Durante el encuentro, un desconocido lo amenazó con una navaja y le quitó la cartera en que guardaba tres mil 500 pesos, el denunciante sospechó que el ladrón y la damisela eran cómplices, por lo que resolvió pedir auxilio a la Policía Municipal para recuperar el dinero.

Los uniformados aseguraron a Ángela N, de 26 años de edad, quien refirió que estaba amenazada por dos policías, a quienes identificó como "el Güero" y "el Gordo", y posteriormente como Yoan Fernando Cuevas Núñez y Juan Pablo Rodríguez Campos.

La mujer señaló que los indiciados le conseguían clientes y le quitaban la mitad de las utilidades, y la amenazaban con que en caso de negarse le "sembrarían" droga para ponerla en prisión.

Cuando Capella Ibarra fue enterado, instruyó al director general de Policía y Tránsito, Francisco Javier Viruete Munguía, para que los uniformados fueran suspendidos de sus actividades y turnados al Ministerio Público del orden común.

El funcionario municipal advirtió que su obligación es dejar una Policía que proteja la integridad física y patrimonial de los tijuanenses, "esfuerzo en el que tenemos notables progresos reconocidos dentro y fuera del país", y quienes no lo entiendan sufrirán las consecuencias.