El Papa Francisco fue elegido tras seis votaciones, no cinco

Jorge Mario Bergoglio fue elegido Papa tras seis votaciones de los cardenales reunidos en la Capilla Sixtina y no después de cinco, como hasta ahora se había creído.

Según pudo reconstruir Notimex a través de fuentes confidenciales, un error en el conteo de los votos provocó la anulación del quinto escrutinio y se pasó de inmediato al sexto, donde el arzobispo de Buenos Aires obtuvo los votos necesarios para convertirse en Papa.

Todo ocurrió la tarde del miércoles 13 de marzo. Después de las 16:00 horas locales (14:00 GMT) los 115 cardenales presentes en Roma se dirigieron a las sesión vespertina de votaciones tras el almuerzo en la Casa de Santa Marta.

Dentro de la Sixtina se procedió a un nuevo escrutinio. A esa altura de las votaciones Bergoglio se perfilaba como favorito habiendo obtenido los consensos de la mayoría de los cardenales latinoamericanos y estadunidenses.

En el cuarto escrutinio quedó muy cerca de obtener los 77 votos necesarios para ser proclamado Papa.

El mismo Papa Francisco confesó el sentimiento de agitación que crecía en él cada vez que aumentaban sus votos. El cardenal brasileño Claudio Hummes, arzobispo emérito de San Paulo, que estaba sentado a su lado, lo consolaba.

Así se llegó a la quinta votación, pasadas las 17:00 horas locales. Uno a uno los cardenales pasaron a depositar sus papeletas en las urnas redondas ubicadas sobre una mesa en el centro de la Capilla, frente al fresco del Juicio Final de Miguel Ángel.

Una vez colocados todos los votos, los escrutadores pasaron al ejercicio de conteo. Junto a la mesa estaba parado el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo emérito de Guadalajara.

Su rol era totalmente imprevisto. El día anterior, al inicio de la primera votación, los escrutadores comenzaron a tener problemas de audio. Sus voces eran tan tenues que no todos los cardenales presentes podían escuchar sus palabras.

Ante la imposibilidad de instalar un micrófono, por temor a las interceptaciones externas, el vicedecano del Colegio Cardenalicio, Giovanni Battista Re, llamó a Sandoval y le pidió que apoyase cantando los votos.

Fue así como en cada votación el purpurado mexicano gritó a todo pulmón lo que los escrutadores decían.

Primero se contaban todas y cada una de las papeletas, para evitar problemas de números. Una vez confirmada la presencia de las 115 se pasaba a contabilizar los nominativos de los votados.

Pero en el quinto escrutinio algo salió mal. Al momento del conteo de los votos se registraron 116 papeletas. Por alguna razón inexplicable uno de los cardenales colocó dos papeletas.

Por eso la votación fue anulada inmediatamente y se pasó a una nueva votación. Poco antes de las 19:00 horas locales (18:00 GMT) de ese miércoles 13 de marzo, Bergoglio superó los 77 votos necesarios para ser elegido Papa.

Seis minutos más tarde las papeletas de la cuarta, quinta y sexta votaciones fueron quemadas en las estufas que provocaron el humo que anunció la elección del nuevo obispo de Roma.