Senado "blinda" ingresos de clase media

El Senado de la República modificó la minuta de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) en sus artículos 96 y 132, para "blindar" los ingresos de la llamada clase media y bajar a 30 por ciento la tasa de quienes ganen entre 500 mil y 750 mil pesos anuales.

En el marco la larga sesión, que se prolongó por tres días para aprobar la Reforma Hacendaria, se aprobó por unanimidad con 72 votos esta reforma, que dio marcha atrás a la propuesta avalada en San Lázaro que buscaba tasar en 31 por ciento a quienes tuvieran ese rango de ingresos.

La reforma a la Ley del ISR, avalada por senadores del PRD, PRI y con el aval de la Secretaría de Hacienda, busca proteger a la clase media, sobre todo a profesionistas, académicos y asalariados intermedios, dijo en tribuna el senador del PRD, Benjamín Robles Montoya.

Reconoció que con esta modificación el Estado dejará de recaudar alrededor de mil millones de pesos, pero vale la pena, "porque es un acto de elemental justicia para miles de familias".

Con ello se modifica lo aprobado por la Cámara de Diputados que proponía gravar con tasa del 31 por ciento del ISR a las personas físicas que tuvieran ingresos anuales de entre 500 mil a 750 pesos. De esta forma se salvarían los ingresos de quienes perciben de 30 mil a 40 mil pesos mensuales.

Los demás incrementos al ISR para personas físicas no se modificaron respecto a lo que se aprobó en San Lázaro. Es decir a partir del 1 de enero quienes ganen al año entre 750 mil y un millón de pesos pagarán una tasa del 32 por ciento. Del 34 por ciento de un millón a tres millones de pesos, y de 35 por ciento por encima de ese límite

Por otra parte, el Senado aprobó una reforma al artículo 25 del Impuesto Sobre la Renta la cual modifica la minuta de la Cámara de Diputados, ya que sube del 47 al 53 por ciento lo que los patrones puedan deducir de las prestaciones para los trabajadores, tales como vales de despensa, ayuda para transporte, becas, entre otras.

En tribuna, el senador del PRD, Zoé Robledo, destacó la importancia de esta modificación, ya que los patrones o empleadores podrán tener un mayor margen para deducir dichas prestaciones y así lograr un equilibrio que beneficia a las empresas y empleadores, pero también protege a los trabajadores y se cierra la puerta a los abusos.

El artículo 28 del Impuesto Sobre la Renta, también aprobado, establece un candado para los patrones, ya que se podrá hacer la deducción siempre y cuando no bajen el monto de las prestaciones para los trabajadores respecto al año anterior.