Afirma Abbot funciona política contra inmigración ilegal a Australia

El primer ministro australiano Tony Abbot presumió hoy que ha logrado reducir el número de llegadas de indocumentados solicitantes de asilo, al 10 por ciento en relación a las cifras del pasado julio.

Precisó que en julio, cuando aún gobernaba el laborismo, las llegadas de solicitantes de asilo sumaban 50 mil por año, y desde el pasado 18 de septiembre, cuando tomó posesión, ha habido sólo el arribo de 10 lanchas con 544 migrantes indocumentados.

La llegada de ese tipo de naves, que era una especie de llovizna, se había convertido en una inundación, pero ahora se está frenando, dijo al referirse a la Operación Fronteras Soberanas aplicada por el gobierno que encabeza.

Abbot rechazó detalllar sus negociaciones con otros países para detener el tráfico de solicitantes de asilo a Australia, pero dijo que hablará con quien tenga que hablar para que los traficantes de inmigrantes y éstos mismos entiendan que "el juego ha terminado".

El jefe del gobierno australiano se refería a las negociaciones de alto nivel con Irán, para devolver a ese país a los solicitantes de asilo de esa nacionalidad a quienes se les ha negado, y que el año pasado sumaron cinco mil personas.

Teherán rechaza recibir a sus ciudadanos si su retorno no es voluntario, pero las negociaciones iniciadas el pasado septiembre, podrían cambiar esa posición, señaló la Australian Broadcasting Corporation (ABC) al dar cuenta de las palabras de Abbot.