Conmemoran mexicanos en Guatemala tradición del Día de Muertos

Mexicanos residentes en Guatemala conmemoraron hoy el tradicional Día de Muertos, con altares en los que colocaron calaveras de azúcar, flores y comida de la temporada, en una actividad organizada por autoridades diplomáticas.

El embajador Carlos Tirado Zavala encabezó el festejo "típicamente mexicano" que la sede diplomática dedicó este año a la poetisa Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), el actor Enrique Lizalde y el barítono guatemalteco Luis Felipe Girón May.

La tradición mexicana del Día de Muertos, que se remonta a la época prehispánica, cuenta con el reconocimiento de "Patrimonio Oral Inmaterial de la Humanidad", concedido por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Fuentes de la embajada comentaron que decidieron adelantar la conmemoración para este día. Es habitual que en México los festejos comiencen el 31 de octubre con todos los preparativos para montar la ofrenda.

Un día después se coloca un altar para los niños fallecidos, también llamados "los angelitos", y el 2 de noviembre se lleva a cabo la celebración para los difuntos adultos.

Como marca la tradición, los altares y las tumbas lucen las vistosas flores de cempasúchil, conocida como "flor de muerto", calaveras de azúcar, frutas, fotos de los difuntos, veladoras, así como bebidas y platillos que gustaban al ser querido ausente.

La conmemoración mexicana del "Día de Muertos" además ha dado lugar a diferentes manifestaciones del arte popular como las famosas "calaveritas literarias", compuestas por versos populares y breves.

Estas "calaveritas", que se escriben en modo de epitafio, juegan con la ironía, el sarcasmo y en ocasiones se burlan de personas, instituciones y de situaciones vividas por los mexicanos.

Los altares elaborados por personal de la embajada de México en Guatemala, montados en el Centro Cultural Luis Cardoza y Aragón de la sede diplomática, fueron dedicados a tres "ilustres difuntos".

Honran la memoria de Sor Juana Inés de la Cruz, quien fue una religiosa y escritora, exponente del Siglo de Oro de la literatura en español. Cultivó la lírica, el auto sacramental y el teatro, así como la prosa.

El actor Enrique Lizalde (1937-2013), quien inició su carrera en el cine a principios de la década de 1960, pero también destacó como actor de televisión y teatro, además de activista gremial, al haber fundado el Sindicato de Actores Independientes.

La otra figura recordada es el cantante guatemalteco de ópera Luis Felipe Girón May, un barítono que durante 29 años se presentó en escenarios de 89 ciudades del mundo.

Los altares instalados en la legación mexicana en Guatemala estarán abiertos al público en general hasta la próxima semana.