Respalda nuevo estudio impacto positivo de reforma migratoria

Un nuevo estudio se unió a otros reportes que consideran que de darse una reforma migratoria sería beneficio para la economía de Estados Unidos.

El estudio del Centro de Política Bipartidista (BPC ) aseguró que estos efectos serían en crecimiento de fuerza de trabajo, inicio rápido a la construcción de nuevas viviendas y reducción del déficit a largo plazo.

El análisis "La reforma migratoria : implicaciones para el crecimiento, Presupuesto y Vivienda" fue diseñado para una evaluación completa y equilibrada del impacto económico y presupuestario de la reforma de inmigración.

Preparado en colaboración con Macroeconomic Advisers, el estudio se centró en temas claves del debate de la reforma, incluyendo ingresos fiscales, crecimiento económico e impacto del gasto público.

El grupo de trabajo está copresidido por el ex secretario de Estado estadunidense, Condoleezza Rice, el ex secretario de HUD Henry Cisneros , y ex gobernadores Haley Barbour y Ed Rendell.

"Este análisis demuestra que, en casi todos los enfoques plausibles, arreglar nuestro fracturado sistema roto de inmigración se beneficiará nuestra economía", apuntó.

También demuestra que la forma del Congreso reforma asuntos a los resultados económicos globales, dijeron los copresidentes del grupo de trabajo de BPC en una carta que acompaña al estudio.

"Una comprensión más equilibrada de los costos y beneficios de la reforma de inmigración es crucial para este proceso", añadieron.

"Creemos que es a la vez crítica y posible desarrollar un enfoque bipartidista para una reforma migratoria y espero que este análisis es de gran ayuda para lograr este objetivo", señalaron.

El informe de 32 páginas, que describe las repercusiones económicas y presupuestarias de la reforma migratoria a largo plazo, fue divulgado en el marco de un día de cabildeo ante el Congreso de poco más de 600 líderes conservadores procedentes de más de 100 distritos electorales de todo el país.

Según el estudio, de ser aprobada por el Congreso, la reforma migratoria aumentaría los gastos en la construcción de viviendas residenciales en 68 mil millones anuales, e incrementaría el crecimiento económico en 2.8 por ciento en la próxima década y en 4.8 por ciento en un periodo de 20 años.

Además, ayudaría a reducir el déficit mediante ahorros presupuestarios de 180 mil millones en la próxima década, y de mil 200 millones en los próximos 20 años.

La reforma también ayudaría a contrarrestar el fenómeno del envejecimiento de la población, ya que el 94 por ciento de los nuevos residentes legales sería menor de 65 años, indicó el análisis.