Acuerda Infosys pagar a EUA multa de 34 mdd por fraude en visas

Infosys, empresa india de servicios de tecnología, acordó pagar a Estados Unidos 34 millones de dólares por concepto de multa por haber cometido "fraude y abuso sistemático" de visas.

Fiscales federales en Texas encontraron que la compañía proveedora de servicios de tecnología cometió dichos delitos respecto a las visas para puestos de trabajo en compañías de este país.

La multa acordada es la más grande fijada hasta ahora en un caso de visas de inmigración.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que tras una investigación de más de dos años, se acusó a Infosys de traer en forma "consciente e ilegal" trabajadores indios con visas B1 de visitantes o turistas desde 2008.

De esa manera, la empresa evadía los altos costos y retrasos de las visas H1B de empleo a personal que debería tenerlas.

Infosys, cuya matriz en Estados Unidos tiene su sede en Plano, Texas, señaló este miércoles que había acordado resolver el caso, relacionado con "errores históricos de papeleo" de 2010 a 2011, que comenzó a corregir antes de iniciada la investigación.

Sin embargo, Infosys negó que hubiera ocurrido "cualquier caso de fraude de visa sistémica, el uso indebido de visas para obtener una ventaja competitiva, o el abuso de la inmigración".

Las autoridades federales acusaron a Infosys de presentar en forma sistemática información engañosa a las autoridades de migración de Estados Unidos y funcionarios consulares para obtener las visas más rápido.

Así obtenía una ventaja competitiva injusta y socavando los trabajadores estadunidenses calificados para los puestos de trabajo.

Hallaron también grandes omisiones y errores en los registros de la contratación que Infosys requería para mantener a sus empleados, lo que según la acusación, pudo haber permitido que miles de indios siguieran trabajando en este país después de que sus visados habían caducado.

El procurador federal para el distrito este de Texas, John M. Bales, dijo en rueda de prensa este miércoles que el acuerdo requerirá a Infosys cambiar sus prácticas de visado.

La investigación inició en febrero de 2011 luego que Jack B. Palmer, un consultor estadunidense en Infosys, demandó a la compañía por haber sido castigado y marginado por los ejecutivos después de que reportó los casos de fraude de visas.

Personas familiarizadas con el caso señalaron que Palmer podría recibir hasta cinco millones de dólares del pago que Infosys hará al gobierno federal.

Infosys emplea a unas 160 mil personas en 30 países del mundo ofreciendo servicios "outsourcing" en tecnología. Unas 15 mil de esas personas trabajan en Estados Unidos.