Se disculpa Sebelius por fallas para adquirir cobertura médica

La Secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, se disculpó hoy ante legisladores por las fallas en el sistema electrónico de inscripción a la Ley de Salud Asequible, que ha costado al gobierno 174 millones de dólares y reiteró su promesa de corregirlas el mes próximo.

"Ustedes merecen mejor, me disculpo, soy responsable ante ustedes por arreglar estos problemas, y estoy comprometida a ganar de nuevo su confianza reparando el sitio. Estamos trabajando noche y día", dijo Sebelius en su primera comparecencia desde el lanzamiento del sitio este primero de octubre.

La ex gobernadora de Kansas se declaró "frustrada y enojada" como cualquiera con el deficiente lanzamiento del sitio electrónico, que se ha convertido en un nuevo dolor de cabeza para la administración de Barack Obama y ha dado munición a los republicanos en el Congreso, comprometidos a desmantelar la ley.

Al comparecer ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Sebelius defendió también la promesa de Obama de que bajo la nueva ley las personas que decidieran mantener sus anteriores pólizas de seguros y aún sus médicos podrían hacerlo.

Reportes recientes han dado cuenta de los casos de cientos de miles de estadunidenses que han sido notificados por las aseguradoras sobre la cancelación de sus pólizas por no cumplir con los requerimientos de cobertura de la nueva ley, en aparente contradicción con la promesa del mandatario.

Cuestionada al respecto Sebelius aclaró que las pólizas que no serán afectadas por los requerimientos de la ley son aquellas que fueron contratadas antes de la aprobación de la ley en el 2010.

Sebelius, cuya cabeza ha sido pedida por los republicanos a partir de las fallas en el sistema, se mantuvo firme ante el agresivo interrogatorio de los republicanos en el comité, algunos de los cuales proyectaron en las enormes pantallas de la sala el aviso del sitio electrónico que notifica la imposibilidad momentánea de poder ingresar.

En uno de los más acalorados intercambios, la republicana Marsha Blackburn demandó saber quien era la responsable directa por lo que calificó como una debacle, Sebelius le reviró con voz firme, "yo soy la responsable por la debacle, yo soy la responsable".