Busca China a ocho uigures por incidente en Plaza Tiananmen

La policía china busca a ocho sospechosos de etnia uigur y originarios de la región musulmana de Xinjiang, por su implicación en el incidente en la Plaza Tiananmen, que dejó cinco muertos y 38 heridos, informó hoy la prensa local.

La policía envió información a los hoteles de la capital china para que informen sobre la eventual presencia de ocho personas de origen uigur, informó el diario South China Morning Post de este miércoles.

Aunque la prensa y los oficiales chinos mantienen silencio acerca del incidente, y los censores gubernamentales se esfuerzan por eliminar de Internet cualquier mención sobre el probable ataque, las informaciones disponibles apuntan a que lo ocurrido se trataría de un ataque de carácter político-religioso.

El lunes al mediodía un todoterreno que circulaba por la calle que cruza la emblemática plaza situada en el corazón de Pekín y símbolo del poder político del Partido Comunista, pero también de las manifestaciones prodemocráticas de 1989, embistió a la multitud de turistas y causó cinco muertos y 38 heridos.

Según los relatos de los turistas presentes en la plaza, el auto embistió a la multitud de turistas congregada a la entrada de la Ciudad Prohibida, la antigua sede del poder imperial, una zona vigilada por la policía y los militares, y después se incendió.

Este tipo de incidentes son poco comunes en esta zona de Pekín, en especial porque la plaza está llena de cámaras de seguridad y policías vestidos de civil que impiden cualquier manifestación o consigna política.

La provincia de Xinjiang, que ocupa aproximadamente un sexto del total del territorio chino, está habitado en su mayoría por uigures, una etnia china de confesión musulmana que ha mantenido enfrentamientos con los chinos Han durante los últimos años.

Los uigures protestan por lo que consideran una colonización china de su región y la represión ejercida por Pekín contra la población por practicar la fe musulmana y sus tradiciones.

Por otra parte, la líder del movimiento uigur en el exilio advirtió este miércoles que Pekín podría llevar a cabo una nueva oleada de represión en la provincia de Xinjiang si se confirma que se trató de un ataque.

"Hoy temo más que nunca por el futuro del Turkestán oriental (Xinjiang) y por el pueblo uigur", dijo Rebiya Kadeer, presidenta del Congreso Mundial Uigur, la principal organización en el exilio de defensa de esta etnia.

"El gobierno chino no dudará en urdir una versión de los acontecimientos en Pekín que le permita imponer al pueblo uigur medidas de represión suplementarias", dijo Kadeer, cuya organización tiene sede en Munich (Alemania).