Afirman Valdés y Guerrero que dejan un IFE robustecido

En la víspera de concluir su encargo en el Instituto Federal Electoral (IFE), junto con Macarita Elizondo y Alfredo Figueroa, los consejeros Leonardo Valdés y Francisco Javier Guerrero coincidieron en que dejan un organismo electoral robustecido para enfrentar su transformación y para futuros comicios.

En entrevista por separado, Valdés Zurita se dijo satisfecho por la labor realizada en el organismo electoral a partir de su designación en febrero de 2008, porque "si hubiera sido fácil, (los diputados) hubieran nombrado a otro. Yo estoy hecho para las misiones difíciles", afirmó.

A menos de 24 horas de que el Consejo General del IFE realice la última sesión extraordinaria o "de despedida", el todavía consejero presidente opinó que la reforma político-electoral debe cumplir con tres requisitos:

Una buena Ley General de Partidos, un buen Código Penal de Procedimientos Electorales, y además, que el Instituto Nacional Electoral (INE) se construya con la estructura de lo que es hoy el IFE, expuso.

"Si se cumplen esos tres requisitos, seguramente el INE será un orgullo para México como lo es el instituto (IFE) a nivel internacional que tiene una enorme reputación", además -dijo- estará robustamente establecido para enfrentar los comicios venideros y será una gran institución de la democracia mexicana.

A su vez, el consejero Francisco Javier Guerrero también se dijo "muy satisfecho" al precisar que dejará sus funciones "con las manos y la conciencia limpia", y coincidió con Valdés Zurita en que el IFE queda plenamente robustecido, tras su arribo al organismo en el año 2008.

"Yo me voy muy satisfecho de mi gestión como consejero, han sido cinco años casi dos meses y hay muchos aspectos a reconocer, primero el IFE salió de la crisis en la que se encontraba inmerso después de la elección del 2006, donde había una gran polarización en el país, y porque tuvimos la capacidad de que la reforma 2007-2008 se pudiera aplicar", argumentó.

Guerrero Aguirre consideró además que el IFE es hoy un organismo que está plenamente robustecido y lo demuestra el hecho de que tras las elecciones de 2009 y de 2012 "el país tiene en este momento autoridades electas, funcionando, tenemos una democracia vibrante".

En su opinión, el Instituto Federal Electoral puede ser un modelo o base para en el futuro transformarse en Instituto Nacional de Elecciones (INE), dado que se hizo una buena labor.

Se espera que en la sesión del Consejo General programada para las 11:00 horas de mañana miércoles, Leonardo Valdés Zurita rinda un informe de su gestión y que al igual que los consejeros salientes, ofrezca unas palabras de despida.

Corresponderá así a los cuatro consejeros que se quedan, Marco Baños, María Marván, Lorenzo Córdova y Benito Nacif, elegir a un presidente provisional, a fin de que el jueves, en una nueva sesión del Consejo, éste rinda protesta. Ello mientras la Cámara de Diputados decide los nombramientos respectivos.

Ya sin cinco de sus integrantes -tras la vacante que dejó el consejero Sergio García Ramírez, en febrero pasado-, Baños, Marván, Córdova y Nacif, tendrán que repartirse las comisiones permanentes del Consejo General y los Comités que encabezarán.

Asimismo deberán iniciar el proceso de transición del IFE a INE y continuar con la revisión de los requisitos de las 34, de un total de 52 organizaciones, que manifestaron su intención de convertirse en partidos políticos. Ocho desistieron de continuar con ese procedimiento y diez más no cumplieron con los requerimientos.