Rosario Robles resalta participación social en cruzada anti hambre

La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, destacó la importancia de la participación social en la consolidación de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, como esfuerzo incluyente, que permitió responder de manera eficaz ante la contingencia por lluvias en Guerrero.

Explicó que con la Cruzada, en la que confluyen 19 dependencias del gobierno federal, se ha avanzado en la construcción de comedores comunitarios y se modificaron las reglas de operación de Liconsa y Diconsa, para que lleguen a los ámbitos rural y urbano, y así fortalecer la alimentación y nutrición de las familias más vulnerables.

La funcionaria federal encabezó la II Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre en la que, con la participación de 61 organizaciones de la sociedad civil, se presentaron avances de la estrategia a favor de más de siete millones de personas en pobreza extrema y carencia alimentaria.

La titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) estuvo acompañada por el presidente de Un Kilo de Ayuda, José Ignacio Ávalos, y de la directora ejecutiva de The Hunger Project, Lorena Vázquez Ordaz.

Robles Berlanga resaltó que los comedores se han convertido en espacios de convivencia de la sociedad, de articulación y cohesión social, ya que a la hora de la comida se encuentran niñas, niños, mujeres y adultos mayores.

La responsable de la política social del país destacó que se trata de un esfuerzo que debe impulsarse para atender regiones tan complicadas como las de Guerrero y otras zonas indígenas.

Como resultado de la vinculación Oportunidades-Diconsa, se tiene la meta de beneficiar a 250 mil familias con la tarjeta SINHambre, que les permite intercambiar sus apoyos económicos por 13 productos básicos, los cuales se consultaron con nutriólogos para garantizar una mejor alimentación y nutrición en las zonas rurales, enfatizó.

Hizo notar que con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), se trabaja en la producción y comercialización de alimentos, así como en la agricultura familiar, que busca promover los huertos familiares, autoconsumo y generación de ingreso.

En el acto, el presidente de Un Kilo de Ayuda, José Ignacio Ávalos, presentó su informe como coordinador de la Comisión Temática de Alimentación, Nutrición, Abasto y Comercialización de Alimentos, en el que dio cuenta de la coordinación entre productores, instituciones y organizaciones sociales a favor de los grupos vulnerables.

A su vez, la directora ejecutiva de The Hunger Project, Lorena Vázquez Ordaz, informó sobre las acciones emprendidas hasta el momento en la Comisión Temática de Mecanismos de Monitoreo, Seguimiento y Evaluación de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Por las organizaciones de la sociedad civil estuvieron la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos (AMBA); Unidos Por la Montaña; el Patronato de la Zona Mazahua; Rotary Internacional; Child Fund México; Laboratorio de Cohesión Social México-Europa y el Congreso Agrario Permanente, entre otros.

También, el presidente ejecutivo del Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre, el subsecretario de Prospectiva, Planeación y Evaluación de la Sedesol, Juan Carlos Lastiri Quirós, a quien acompañaron sus homólogos de Desarrollo Social y Humano, Ernesto Javier Nemer Álvarez, y de Participación Social y Desarrollo Comunitario, Javier Guerrero García.