Aboga ombudsman salvadoreño por vía diplomática en caso de isla Conejo

El ombudsman salvadoreño David Morales abogó hoy por agotar todas las instancias diplomáticas para encontrar una solución a la disputa por la isla Conejo que mantiene con Honduras, pese a la postura belicista que mantiene ese país.

"No debemos responder con violencia a discursos belicistas, recordemos que a veces estos discursos en América Latina se han utilizado para buscar legitimaciones internas, políticas, sobre todo en escenarios de crisis", dijo Morales a periodistas.

"Esperamos que ante declaraciones agresivas o belicistas no se responda en el mismo tono, sino por el contrario se hagan los llamados para encontrar soluciones diplomáticas", agregó el titular de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

La tensión entre El Salvador y Honduras se incrementó luego que Tegucigalpa izó en dos ocasiones su bandera en la isla Conejo en septiembre pasado, y un militar hondureño amenazó con "elevar los aviones" como solución a este conflicto.

Morales, quien habló con la prensa tras visitar a la Comisión de Seguridad Pública de la Asamblea Legislativa, donde se discute la posible compra de aviones a Chile, dijo que la visión de El Salvador sobre el tema de la isla es agotar las instancias diplomáticas.

El presidente salvadoreño Mauricio Funes ha debatido en los últimos días por el litigio con su homólogo hondureño Porfirio Lobo, quien acusó a El Salvador de utilizar el tema para comprar aviones militares.

A su vez, el mandatario salvadoreño acusó a Lobo de estar en campaña proselitista y usar el diferendo con fines electorales, debido a que el candidato oficialista a la presidencia va abajo en las encuestas.

Los congresistas salvadoreños han dado todo su apoyo a Funes para la compra de aviones a la Fuerza Aérea, debido a que su flotilla data de hace más de 50 años, y la adquisición se negocia desde 2009.

El Salvador mantuvo sin éxito conversaciones con Brasil, y ahora Chile ofreció vender una docena de aeronaves usadas por 10 millones de dólares.