Apoya México plan para que Consejo de Seguridad renuncie a veto

México apoyó hoy la propuesta de Francia para que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU renuncien al derecho que tienen de vetar resoluciones consensadas cuando se trate de detener genocidios o crímenes de guerra y de lesa humanidad.

En una sesión sobre los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad, el representante permanente de México ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Jorge Montaño, manifestó la disposición de su gobierno para "hacer avanzar esta iniciativa".

Dijo que México daba la bienvenida a la propuesta "para elaborar un código de buena conducta entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad" para que éstos "renuncien colectivamente a su derecho de veto" en casos de crímenes internacionales graves.

Destacó que "las mejoras realistas y posibles" de los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad contribuirán decididamente "a fortalecer la capacidad para mantener la paz y la seguridad internacionales".

Montaño consideró que la inacción por más de dos años de la comunidad internacional respecto de la violencia en Siria es un "poderoso e implacable recordatorio de que la actual composición del Consejo de Seguridad y su funcionamiento requieren ser reestructurados".

El ministro francés de relaciones exteriores Laurent Fabius hizo referencia a principios de octubre a una propuesta de establecer un "código de conducta" entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad: China, Francia, Estados Unidos, Rusia y Reino Unido.

Apuntó que estos países deberían a renunciar a su derecho de veto en casos de genocidio o violaciones a gran escala de los derechos humanos, y propuso que sólo emplearan este recurso de bloqueo en las instancias en que sus intereses vitales estuvieran en juego.