Se atribuye ELN ataques en zona petrolera colombiana

El rebelde Ejército Liberación Nacional (ELN) se atribuyó hoy los recientes ataques contra la infraestructura petrolera en la frontera con Venezuela y condicionó la suspensión de los mismos a una revisión del plan minero estatal.

En un comunicado, el frente de guerra oriental del ELN "Manuel Vásquez Castaño" admitió ser responsable de las "acciones ofensivas" que, según afirmó, "han estado dirigidas contra los grandes oligopolios del capital trasnacional".

El grupo rebelde ofreció en la misiva, que circuló en el departamento de Arauca, parar los ataques a oleoductos si el gobierno accede a negociar puntos como "sustraer los planes minero energéticos de reservas indígenas y parques naturales".

La organización insurgente planteó además "la reparación y compensación a daños ambientales y sociales por la explotación petrolera y un impuesto de 10 dólares por barril pagado por las multinacionales a las comunidades".

Para evitar nuevos sabotajes del ELN, la segunda guerrilla del país después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las autoridades colombianas anunciaron el refuerzo de los controles en esa región petrolera.

El jefe de policía de Arauca, coronel Wilson Bravo Cárdenas, dijo a periodistas que se tomarán nuevas medidas para "contrarrestar esas amenazas", las cuales se sumaran a otras adoptadas hace dos semanas, cuando el ELN arreció los ataques.

Las FARC y el ELN incrementaron sus acciones contra el sistema energético nacional desde comienzos de octubre con la destrucción de más de una docena de torres de electricidad y sabotajes a los oleoductos Trasandino y Caño Limón Coveñas.