Deja 14 muertos y daños incalculables tormenta en norte de Europa

Al menos 14 personas murieron a causa de la fuerte tormenta que azotó la víspera el norte de Europa y provocó la caída de cientos árboles, inundaciones, daños incalculables, caos al servicio de transporte y miles de viviendas sin energía eléctrica.

Desde el sur de Reino Unido, hasta Francia, Holanda, Suecia y Alemania, la tormenta derrumbó cientos de árboles y postes de energía eléctrica, voló los techos de varias casas e hizo volcar camiones y provocó la cancelación de decenas de vuelos y el servicio de trenes.

El temporal, considerado el más grave que azota la región en los últimos 10 años, dejó siete muertos en Alemania, cuatro en Reino Unido, dos más en Holanda y uno en Francia, según reportes oficiales dados a conocer este martes por las autoridades de los países respectivos.

Los fuerte vientos de hasta 160 kilómetros por hora provocaron la cancelación de al menos 130 vuelos del aeropuerto Heathrow de Londres, el más transitado de Europa, y la suspensión del servicio de trenes expreso a los aeropuertos de Gatwick y de Stansted.

Además de que al menos unos 600 mil viviendas permanecen aún hasta esta tarde sin energía, debido a la caída de postes y daños graves a la red del servicio eléctrico, principalmente en Inglaterra y Gales, según un reporte de la cadena británica BBC.

Las afectaciones también se registraron en esta capital, donde el sistema de transporte subterráneo registró demoras que se prolongaron hasta la mañana de este martes, provocando que miles de trabajadores llegaran tarde a sus oficinas y centros de trabajo.

En el centro de la capital británica una grúa en una construcción, que labora desde hace días cerca del número 10 Downing Street, la residencia oficial del primer ministro, David Cameron, se vio desestabilizada por los vientos huracanados.

La Oficina Meteorológica británica informó que la potente tormenta obligó a las autoridades a apagar dos reactores de la central nuclear de Dungeness, ubicada en el sur del país, para evitar cualquier riesgo de fuga.

En Francia, miles de casas también continúan este martes sin electricidad, mientras que en Holanda los servicios de trenes y los aeropuertos continúan presentado problemas en sus operaciones debido a que siguen las lluvias.

El caos también permanece en Suecia y Dinamarca, donde el servicio de trenes sigue suspendido, mientras que en Alemania la caída de árboles y las severas inundaciones en algunas zonas obligó al cierre de varias autopistas.

El temporal, nombrado por algunos medios internacionales como San Judas, también afectó a miles de pasajeros de los aeropuertos de las ciudades de Dusseldorf y Hamburgo, que quedaron varados debido a la cancelación de vuelos.