Reconoce gobierno peruano que hay "histeria" por tema de seguridad

El gobierno peruano admitió que existe una especie de "histeria" en quienes plantean como tema central la seguridad ciudadana y cuyo trasfondo es afectar la imagen de la administración del presidente Ollanta Humala.

El presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, aunque no identificó a quienes estarían detrás de la campaña para dañar a Humala, indicó que hay ataques sistemáticos para descalificar el trabajo de la actual gestión presidencial.

Al acudir al programa televisivo "No culpes a la noche", el funcionario peruano negó el lunes que Perú esté en los niveles alarmantes de otras naciones americanas y precisó que se destinan fuertes sumas de dinero al tema de la seguridad.

Perú invierte este año unos 508 millones de dólares para la seguridad y defensa nacional, con lo cual ha comenzado a comprar patrullas, equipar comisarías y repotenciar las fuerzas armadas, que tienen equipos obsoletos.

Jiménez lamentó que en el marco de algunos hechos de violencia haya sido asesinado el director del penal El Milagro, de la norteña ciudad de Trujillo, Jorge Izquierdo, quien habría sido ejecutado por sicarios del narcotráfico.

"Esto es una represalia de la delincuencia organizada a un funcionario que estaba cumpliendo las directivas del gobierno (de mantener en prisión sin prebendas a delincuentes)", señaló el funcionario.

La Presidencia del Consejo de Ministros inició medidas encaminadas a evitar el ingreso de extranjeros reclamados en sus respectivos países por hechos delictivos.

Entre otras medidas, la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) fue fortalecida para trabajar en la erradicación del narcotráfico, y se anunció la implementación de un programa para instalar bloqueadores de teléfonos en los 82 penales del país.

El ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, dijo recientemente que la inseguridad ciudadana es sólo un problema de percepción, pero un informe del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (Conasec) establece que este flagelo se ha agravado.

Las denuncias por robo pasaron de 193 a 254 por cada 100 mil habitantes en los últimos dos años, en tanto los homicidios, lesiones y violaciones sexuales, subieron de 18 a 29 por cada 100 mil habitantes, indica un informe del Conasec.