Celebran intelectuales Reforma Fiscal a favor del país

Personalidades del mundo académico, social e intelectual de México celebraron la propuesta de Reforma Hacendaria del gobierno federal y se manifestaron a favor de la misma.

Esta postura la dieron a conocer a través de un comunicado que dio a conocer el Instituto de Estudios para la Transición Democrática (IETD).

La misiva fue dirigida al Congreso de la Unión y a los dirigentes de los partidos políticos, y en él llaman a "escapar del círculo vicioso en el cual unos impuestos mediocres nos condenan a bienes y servicios públicos mediocres".

Asimismo los firmantes señalaron que es imposible ampliar las libertades, la seguridad y los derechos "si no se resuelve la trampa de la fragilidad fiscal del Estado mexicano".

Los participantes resaltaron que en México, la recaudación tributaria no petrolera del gobierno federal ronda el 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), muy por debajo del promedio observado en los países integrantes de la OCDE, de 26.3 por ciento, incluso, de lo observado en América Latina, donde el promedio supera el 18 por ciento.

Por otra parte, puntualizaron que el gasto público en México equivale apenas al 19.5 por ciento del PIB, inferior a lo que registran varios de sus pares de la región, como Chile, Colombia o Brasil que supera el 25, 29 y 40 por ciento, respectivamente, así como en Estados Unidos (41.7 por ciento) y Canadá (44.1 por ciento), sus principales socios comerciales.

Entre los firmantes se encuentran el ex-presidente del IFE, José Woldenberg; Sergio López Ayllón, actual rector del CIDE; Leonardo Lomelí, director de la facultad de Economía de la UNAM; el Secretario de Desarrollo Económico del Gobierno del Distrito Federal, Salomón Chertorivski; Julia Carabias, académica y titular de la de Medio Ambiente durante el gobierno de Ernesto Zedillo.

Ellos se pronuncian a favor de "una reforma fiscal para la equidad social" y a través del IEDT consideran que la propuesta enviada por el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso de la Unión contiene "elementos de una reforma hacendaria defendible porque cambia las coordenadas de la discusión fiscal que había sido hegemónica en los último lustros".

También se congratulan por la decisión del gobierno de no generalizar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a alimentos y medicinas, ya que esto afectaría en el ingreso de las familias con recursos financieros limitados.

Aprobaron la generalización de ese impuesto en algunos productos y servicios, así como en el territorio nacional para frenar los estímulos fiscales que son "la puerta para los privilegios y para la arbitrariedad, que acaba engendrando corrupción en la toma de decisiones todos los días".

En ese sentido, los firmantes manifestaron que" un nuevo acuerdo social igualitario, no debería admitir la proliferación de tratos especiales", y que desde su perspectiva, el sistema fiscal que México requiere "debe convertirse en un terreno claro, lo más parejo posible".

Además se sujeta a posiciones individualistas que impiden construir una visión de interés general. Añaden que la pluralidad del país hace que la lógica "del todo o nada" sea estéril e irresponsable.

El comunicado destaca como un acierto el carácter progresivo de la propuesta en discusión, reconociendo incluso las modificaciones en tal sentido realizadas por la Cámara de Diputados.

Asimismo, celebra la eliminación de privilegios y los impuestos a las ganancias bursátiles y el uso de gravámenes en apoyo a la salud pública.

Los firmantes además reconocieron la importancia de la propuesta de adoptar una regla de carácter estructural que permita utilizar el déficit fiscal de manera oportuna y responsable durante períodos recesivos.

En cuanto a la propuesta de crear un seguro de desempleo y una pensión universal, a pesar de considerarla "embrionaria", consideran que "deberían aprovecharse como oportunidad para poner los cimientos de un Estado de Bienestar digno de tal nombre".

Por todo lo anterior los participantes en el documento hacen un llamado al Senado para que "no deponga el interés general, el mensaje esencial de cohesión social que puede lanzar esta reforma, al de los grupos que despliegan una abierta campaña de presión sobre el Poder Legislativo".

El texto es firmado también por Ciro Murayama, Enrique Provencio, Sergio López Ayllón, Raúl Trejo Delarbre, Luz Elena González, Antonio Ávila, Rosa Elena Montes de Oca, Pedro Salazar, Rolando Cordera, Antonella Attili Cardamone, Carlos Flores, Luis Salazar Carrión y Pável Gil.

También por Luis E. Giménez Cacho, Mauricio López, Natalia Saltalamacchia, Laura Reyna, Marta Lamas, Paulina Gutiérrez, Rosaura Cadena, Paul E. González, Alejandra Betanzo, Paula Ramírez, Clemente Ruíz Durán, Gustavo Gordillo de Anda, Fabián González, Hortensia Santiago, Javier Gil, Fernando Arruti, Margarita Flores, Efraín Villanueva y Enrique Contreras.

Asimismo aparecen los nombres de Guillermo Ejea, Blanca Acedo, Rodrigo Morales, Adolfo Sánchez Rebolledo, Jorge Delvalle, César Hernández, Carlos Garza F., Salvador de Lara, Luis Salgado, Christian U. García, Esperanza Carrasco, Lucía Guijarro, Patricia Ortega, Jesús Galindo, Germán González y Jaime Trejo.

Además de Alfredo Popoca, Manuel Vargas M., Rollin Kent, Elsa Cadena, Federico Novelo, Jorge Javier Romero, Ariel Rodríguez Kuri, Leonardo Valdés Zurita y Ricardo Becerra L.