Marchan panameños para pedir justicia por muerte de niños

Cientos de panameños, encabezados por la comunidad indostana, marcharon hoy en esta capital para exigir justicia por la muerte de dos menores de edad a manos de policías en un retén la semana pasada.

"Paz para Ishan y Twinkal", fue el clamor principal de los manifestantes, quienes se congregaron en el céntrico monumento a Mahatma Gandhi, aledaño a la Asamblea Nacional.

La marcha recorrió varias calles aledañas aunque descartaron dirigirse a la cercana sede de la Presidencia.

Vestidos de blanco, los miembros de la comunidad indostana fueron apoyados por diversas organizaciones panameñas, entre ellos abogados y el influyente Sindicato de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs).

La incorporación de los trabajadores de la construcción ocurrió luego que su dirigente y precandidato presidencial opositor denunció que la noche del domingo fue atacado por policías, en un hecho similar al ocurrido al de la semana pasada.

Los niños de origen indostano murieron cuando policías en un retén dispararon contra el auto sedán en que sus padres se dirigían hacia un hotel de playa, en San Carlos, 100 kilómetros al oeste de la capital panameña.

Una representante de la comunidad indostana, Rosita Chahani, pidió solidaridad "para con los padres de estos niños que hicieron de nuestro país, su patria, su hogar".

"Estas muertes irreparables son el corolario de acontecimientos que sumen a los panameños en un mar de incertidumbre por la violencia cotidiana del crimen organizado y por una policía que un caso como este enmudece ante la falta de justificación y ante el error de lo ocurrido", dijo Chahani.

Los participantes exigieron cambios a las leyes sobre los retenes y que sea eliminada la dirección de responsabilidad profesional adscrita a la Policía, para que sea una entidad independiente la que investigue casos de violencia policial.

Antes de la marcha, el presidencial Palacio de Las Garzas manifestó su solidaridad con los familiares de las víctimas y prometió que "continuará haciendo todo lo necesario para que los hechos se esclarezcan con la mayor prontitud".

Pero además destacó que en Panamá las leyes "castigan la discriminación de las personas en todas sus formas y los panameños, por instinto, repudiamos cualquier forma de persecución o discriminación por razón de origen étnico o distinta nacionalidad".