Devuelve IFE proyecto de redistritación a Junta General Ejecutiva

El Consejo General del IFE devolvió el proyecto de redistritación del país, que sería la base para los procesos electorales de los comicios de 2015, 2018 y 2021, al considerar que se debe dar más tiempo para analizar el tercer escenario que proponía cambios en distritos de 12 entidades federativas.

En sesión extraordinaria, los consejeros Benito Nacif, Francisco Guerrero, Alfredo Figueroa, Macarita Elizondo, María Marván, Marco Baños y Lorenzo Córdova, se pronunciaron a favor de devolver el proyecto, a la Junta General Ejecutiva, contra la postura del consejero presidente, Leonardo Valdés.

Los consejeros consideraron que se debe esperar a las definiciones que adopten los legisladores sobre una eventual reforma electoral y que el proyecto no generaba certidumbre para los partidos políticos.

La nueva la propuesta de demarcación territorial proponía cambios en distritos de 12 entidades, por lo que siete estados ganarían un Distrito: México, Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Quintana Roo y Tamaulipas.

Mientras, cuatro entidades más perderían un distrito: Oaxaca, Puebla, Veracruz y Sinaloa; el Distrito Federal perdería tres y se proponía la reubicación de 90 oficinas distritales.

El consejero Benito Nacif planteó ante el Consejo General devolver el proyecto, a efecto de conocer la decisión que adopte el Congreso de la Unión en torno a la reforma electoral y la creación del instituto nacional electoral y se pronuncie además sobre la adopción de una nueva base para definir los distritos electorales.

La redistritación, destacó, es un tema de enorme relevancia, porque implica redefinir, por al menos 10 años, la geografía electoral federal para los tres siguientes procesos electorales y reubicar una parte importante de las 300 sedes distritales.

En su turno, Valdés Zurita dijo no compartir ni aceptar la postura de quienes consideran que la aprobación del proyecto de redistritación era una decisión precipitada y que la eventual creación de un nuevo órgano electoral pudiera impactar la geografía del país en ese rubro.

"Hasta donde yo entiendo, no hay una propuesta para modificar la división del territorio nacional para elección de diputados en el número de 300 distritos electorales. No he encontrado ninguna propuesta que tenga alguna posibilidad de éxito en el Legislativo que disminuya o aumente el número de distritos uninominales", argumentó.

Además, el Consejo General "no puede tomar decisiones, no debe tomar decisiones sobre elementos totalmente especulativos", por lo que opinó que si la redistritación implica mover cabeceras distritales, esto se debe realizar cuanto antes a fin de que estén debidamente integradas al inicio del próximo proceso electoral.

Entonces, "no me parece precipitado, como afirma el consejero Nacif, tomar esta decisión hoy porque hemos tenido 14 meses de trabajo de enorme participación por parte de todos los miembros del Consejo General, por lo tanto no puedo aceptar la afirmación de que se trata de una decisión precipitada", enfatizó.

A tres días de dejar su cargo junto a tres consejeros electorales más, el consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE) explicó que el reglamento de dicho órgano carece de la figura de "devolución" de sus proyectos a la Junta General Ejecutiva.

Durante la argumentación del proyecto, el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina, indicó que tras el estudio, se determinó que los 300 distritos electorales cumplen con el equilibrio demográfico.

Además, todos los distritos presentan continuidad geográfica, logrando la mayor compacidad geométrica posible dentro del trazo irregular de entidades y municipios, y por primera vez fue posible optimizar tiempos de traslado mediante la automatización del cálculo de distancias interseccionales, destacó.

"La redistritación que está a su consideración arrojó 188 distritos en 63 por ciento del total con una desviación menor al cinco por ciento; 66 distritos, el 22 por ciento, presentan una desviación, entre cinco y 10 por ciento, y sólo 46 distritos, que son el 15 por ciento, presentan una desviación al 10 por ciento", explicó.

En su oportunidad, la consejera María Marván Laborde consideró que "la aprobación de la nueva distritación electoral federal hubiese constituido un avance en la consolidación de los mecanismos de representación política" en el país.

Ello, a partir de la construcción de un modelo transparente, lógico y técnico "que cumple en todos momentos con los criterios aprobados por este Consejo General bajo los principios que deben regirnos de certeza, legalidad, imparcialidad e igualdad".

Sin embargo, la también presidenta de la Comisión del Registro Federal Electoral, al ver que existían más dudas que claridad en los consejeros, se sumó a la propuesta de devolver el expediente de distritacion.

"A estas alturas de la discusión es claro que en mis colegas hay más dudas que certezas, es claro que, como dijo el consejero Nacif, no hay condiciones políticas para tomar un acuerdo. Creo que posponerlo es un acto de responsabilidad aún para quienes no tenemos dudas sobre el trabajo técnico", planteó.