Desmienten hijas de Berlusconi su participación en política

Dos de las hijas de Silvio Berlusconi desmintieron hoy separadamente tener intención de participar en política, luego de que versiones de prensa hablaran de esa posibilidad ante los problemas con la justicia del ex primer ministro italiano.

"No he tenido nunca y no tengo ninguna intención de participar en política", declaró en una nota la primogénita de Il Cavaliere, Marina Berlusconi, de 47 años de edad, presidenta de la editorial Mondadori y del conglomerado de familia Fininvest.

"De frente a los enésimos rumores y a las reconstrucciones periodísticas totalmente alejadas de la realidad, me veo obligada a desmentir, de la manera más tajante, que tenga intención de participar en política", agregó.

Dijo sentir "gran respeto por la política", pero insistió en que su "pasado, su presente y su futuro" está al frente de las empresas familiares.

Según versiones de prensa el ex primer ministro, acorralado por sus problemas judiciales y a punto de ser expulsado del Parlamento tras su condena por fraude fiscal, se ve obligado a lanzar como su sucesora a su primogénita, fruto de su primer matrimonio con Carla Dell'Oglio.

Pero también Barbara Berlusconi, la hija mayor de Il Cavaliere y de su segunda esposa, Verónica Lario, negó que ella o su hermanastra Marina tengan intención de dedicarse a la política.

En una entrevista con la versión italiana del Huffington Post, Barbara Berlusconi, de 29 años, atacó a algunos de los correligionarios de su padre, a los que acusó de apoyar sus ideas políticas solamente por un interés personal de poder.

"Ha habido muchos que fingían compartir sus ideas políticas, pero que en realidad actuaban por un interés personal", dijo.

Aseguró que ella pretende continuar en la dirigencia del Milán, la escuadra futbolística propiedad del ex primer ministro y de cuyo consejo de administración forma parte.