Asegura policía de EUA que muerte de familia mexicana fue homicidio

El jefe de policía en Lodi, California, dijo hoy que presentará cargos por asesinato contra el conductor que la semana pasada mató a cinco miembros de una familia mexicana, pues "no se trató de un accidente", sino de un homicidio.

El jefe policial, Mark Helms, afirmó en conferencia de prensa que "este trágico evento no fue un accidente".

Helms apuntó que presentará a través de la procuraduría de distrito cinco cargos de homicidio imprudencial, cada uno de ellos con una potencial condena mínima de 15 años y máxima de cadena perpetua.

Los cargos incluyen el fallecimiento de un bebé de siete meses de gestación que la madre de la familia, Viviana Rodríguez, llevaba en el vientre.

El conductor, Ryan Christopher Morales, de 28 años de edad, manejaba ebrio a más de 150 kilómetros por hora en una carretera cuyo límite es de 60 kilómetros por hora y sólo llevaba la mano izquierda al volante, pues con la derecha hablaba por teléfono celular.

Morales ocasionó una carambola de seis vehículos y se estrelló de frente contra la camioneta en que viajaba la familia. Otras siete personas y el mismo Morales resultaron heridos.

Morales permanece hospitalizado bajo custodia y los detectives de homicidios no han podido interrogarlo, dijo el jefe de policía.

Documentos y testimonios corroboran hasta ahora las acusaciones.

La noche del martes 22 un hombre que manejaba ebrio a exceso de velocidad y hablaba por celular ocasionó una carambola de seis vehículos en la que murieron los Miranda y dejó ocho heridos, uno de ellos un niño de nueve años, único sobreviviente de la tragedia que mató a toda su familia.

En el lugar del impacto murieron el padre, Luis Miranda, de 32 años, y sus hijos Irving, de 12 y Stephanie de 5. La madre, Viviana Rodríguez, de 31 años, quien estaba embarazada de siete meses, y su hijo José Miranda Rodríguez de seis años fallecieron poco después en un hospital.

Sólo sobrevivió Edén Miranda Rodríguez de nueve años de edad, quien permanece hospitalizado y en estado delicado en el Centro Médico de la Universidad de California en Davis (UCDMC).

La policía en Lodi divulgó esta mañana documentos con testimonios que revelan que Ryan Christopher Morales, de 28 años de edad, había consumido una botella de vodka con su padre antes del accidente.

Hacía un par de semanas que Morales había salido de prisión en otro condado.

El cónsul de México en Sacramento, Carlos González Gutiérrrez, gestionó visas humanitarias para los abuelos de Edén Miranda y la oficina regional de Servicios de Ciudadanía e Inmigración informó que fueron otorgadas.