Energía geotérmica enfrenta obstáculos para crecer

El limitado acceso y desarrollo de la tecnología, así como el largo periodo de maduración de los proyectos, son los obstáculos que enfrenta la industria de la energía geotérmica en el país, lo que a su vez representa un riesgo para los inversionistas.

Así lo señaló el subdirector de Programación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), José Luis Aburto Ávila, quien refirió que la energía geotérmica es aprovechada actualmente en más de 20 países para generar electricidad y México ocupa el cuarto lugar con una capacidad de 850 MW distribuidos en cuatro campos geotérmicos.

Al asistir en representación del director general de la CFE, Francisco Rojas Gutiérrez, en el Foro Internacional sobre Energía Geotérmica, Aburto Ávila detalló que México cuenta con experiencia en la materia desde hace medio siglo.

En ese sentido, detalló que en el país se desarrolló el primer proyecto de geotermia en el campo de Cerro Prieto, en la década de los 60 del siglo pasado, lo que le ha permitido ser uno de los pioneros en la materia.

Sin embargo, el subdirector de Programación de la CFE refirió que el sector ha enfrentado una desaceleración debido al riesgo que representa invertir en proyectos con tiempos tan largos para poder madurar.

Por lo anterior, pidió a las instituciones financieras generar incentivos crediticios para impulsar esta tecnología, la cual está llamada a ser elemento fundamental en la agenda de energía nacional.

Detalló que como resultado de la experiencia alcanzada por el sector, en 2012 la CFE produjo 5.8 terawatts hora de origen geotérmico, lo que equivale al 2.2 por ciento de la electricidad que se destina al servicio público y que es suficiente para satisfacer las necesidades de más de seis millones de personas.

Abundó que el año pasado la generación geotérmica evitó la emisión de más de 1.2 millones de toneladas de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a la atmósfera.

México debe poner especial atención a la generación de energía a partir de las fuentes geotérmicas, ya que no solo sirve para ese propósito, sino que también permite su explotación en aplicaciones térmicas.

En el territorio nacional existen más de 30 puntos que son susceptibles de sustentar proyectos de este tipo de energía, entre los estados de Baja California, Chihuahua y Sonora, así como en aquellos por donde corre uno de los macizos volcánicos más representativos en Michoacán, Colima y Nayarit.