Destaca representante de ICOMOS evolución del término Patrimonio

Expertos en materia de Patrimonio participaron en el encuentro "Convenciones UNESCO: Una visión articulada desde Iberoamérica", donde se analizó desde la evolución del término, los logros de las convenciones internacionales y la importancia del acervo cultural subacuático.

En el último día de trabajos, el viernes pasado, el vicepresidente para América del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), Alfredo Conti, recordó que cuando hoy se habla de patrimonio, "se trata de un acuerdo social que también implica hablar de un territorio en donde se tratan de redimir o aclarar algunos conflictos sociales".

"Un ejemplo claro de lo que es Patrimonio Mundial es Ciudad Universitaria no solamente por la planificación urbana, sus espacios naturales, los edificios y obras de arte o por ser un sitio de formación o entrenamiento sino también por la vida que lo habita y ser un espacio de intercambio social", consideró Conti.

Recordó que el término de Patrimonio tiene sus orígenes en la Convención del Patrimonio Mundial adoptada por la UNESCO en 1972, y la Carta de Venecia de mediados del siglo XX.

Sobre éste último documento, el ponente refirió que su objetivo fue salir de la concepción monumental del Patrimonio para llevarla a un concepto más amplio, en donde el término monumento sustituye a la palabra "patrimonio".

"Esa noción de monumento se refiere a las grandes obras y creaciones que encontramos en los libros de historia o de historia del arte, así como a las obras modestas que han adquirido con el tiempo una significación o significado cultural en donde lo que vale es su carácter de testimonio acerca de un momento especifico de la historia", precisó en el acto, del cual da cuenta el Conaculta.

Así, dijo, cuando se habla de patrimonio, en especial de patrimonio material, se refiere a objetos; desde la escala de un edificio hasta la de un territorio entero, a los que se les asignan determinados valores no permanentes sino que con el tiempo varían de un grupo cultural a otro.

Otro documento de importancia fue "La Carta del Turismo Cultural", un documento del ICOMOS de 1999, en el cual se propone no utilizar algún adjetivo como "si es natural, cultural, histórico o arquitectónico".

"Simplemente -dice- es un concepto amplio que abarca paisajes, sitios históricos y emplazamientos en torno a lo construido, así como la biodiversidad, grupos, tradiciones pasadas y presentes y los conocimientos y experiencias vitales".

Lo anterior, lamentó Conti, refleja la visión actual de la UNESCO, ya que las diferencias entre lo natural y cultural, han desaparecido con frecuencia, así también entre lo material e inmaterial, lo que ocasiona que el patrimonio pase a ser "un complejo sistema de componentes de diversa naturaleza".

El especialista en Conservación del Patrimonio Urbano, recordó que la idea del patrimonio como construcción social referida como un objeto que no es algo que existe en todas la épocas o sociedades, sino que se está creando, tomó fuerza en la década de los 90.

Luego, dijo, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial que adoptó la Conferencia Nacional de la UNESCO en el 2003, estableció un universo interesante y rico en componentes patrimoniales que incluye desde el idioma, los saberes tradicionales, la forma de expresión oral, la música, la danza y la poesía, entre otros elementos.

Tiempo después, comentó, surgió el criterio VI de la Convención sobre Patrimonio Mundial en la que se amplió el espectro para poder enlistar un sitio.

Este nuevo criterio estableció que para que un sitio sea adscrito a la lista deberá estar directa o materialmente asociado con acontecimientos o tradiciones vivas, ideas o creencias, obras artísticas o literarias de significación universal excepcional.

Bajo lo establecido, los sitios que pasaron a ser parte de la "Lista de Patrimonio Mundial" fueron Valle de Vinales, Cuba (1999), el Paisaje de Quebrada de Huma Huaca, Argentina (2003) y el Paisaje del Agave y Tequila, México (2006).

Además del Centro Histórico de Camagüey, Cuba (2008); la Ciudad de San Miguel de Allende, México (2008) y el Paisaje Cultural de Río de Janeiro, Brasil (2012).

Durante la jornada, también participó la especialista Tatiana Villegas, con su conferencia "La acción de la UNESCO para el fortalecimiento de la investigación arqueológica subacuática y capacidades en la región", en la que actuó en defensa de la actividad dirigida a la conservación del Patrimonio Cultural Subacuático.

La especialista refirió que ésta debe constituir una contribución significativa al conocimiento, asimismo, debe ser autorizada y realizada únicamente de manera compatible con su protección y con la convicción y las reglas establecidas por la UNESCO.

Por su parte, el especialista Gustavo Araoz ofreció la ponencia "Los cambios desde Nara 94: retos, obstáculos y oportunidades en la implementación de las Convenciones UNESCO", en la que lamentó que no existe un instrumento de cooperación internacional para proteger el Patrimonio Cultural.

Otros de los expositores presentes en este congreso fueron Dolores Elkin, con la conferencia "Patrimonio Cultural Subacuático: el camino recorrido en Argentina", y Valerie Magar con el tema "Consideraciones sobre la alternancia de las Convenciones UNESCO en América Latina", entre otros.