Guerra en Siria es una mancha en la conciencia del mundo: Barroso

El sufrimiento del pueblo sirio, víctima de una de las guerras civiles más cruentas de los últimos tiempos, es una mancha en la conciencia del mundo, afirmó hoy el presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso.

"El dolor y el sufrimiento del pueblo sirio está más allá de lo que podemos tolerar. Es una mancha en la conciencia del mundo", dijo Barroso después de reunirse con el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer.

En un encuentro con periodistas en la sede del CICR en Ginebra, Barroso anunció que la CE ofrecerá 85 millones de euros más al organismo humanitario que trata de paliar el sufrimiento de los sirios con ayuda de primera necesidad y medicamentos.

Se estima que alrededor de 6.8 millones de sirios , la mitad de ellos niños, dependen de la ayuda humanitaria para subsistir.

"Esto es inaceptable", afirmó Barroso.

Por otra parte, Barroso elogió los esfuerzos de países vecinos de Siria, en especial, Turquía, Líbano, Jordania e Irak, que acogen a más de 1.5 millones de refugiados, aunque la carga es cada vez más difícil de llevar debido a que aumentan las tensiones al no verse un final para el conflicto.

"Tenemos que mirar esto como un gran esfuerzo colectivo, ser conscientes de que los países en la región están afrontando retos específicos y tenemos que ser capaces de apoyarles. La presión sobre las sociedades de estos países es extremadamente grande", admitió.

Es por ello que "las crisis humanitarias no tienen fronteras'', afirmó Barroso.

"Tenemos que prestar especial atención a la prevención de la propagación de los conflictos y reducir las tensiones entre las comunidades de acogida y los refugiados. Eso es también una razón por la que necesitamos una solución política", agregó.

Por su parte, Maurer apuntó que mejorar el acceso y la seguridad en Siria, para que puedan operar las agencias humanitarias como la Cruz Roja, es "el instrumento más poderoso para evitar el éxodo sirio hacia los países vecinos".

El presidente del CICR puntualizó que es particularmente urgente el acceso de atención médica, así como de alimentos y sistemas de saneamiento de agua.

Maurer se refirió además al peligro bajo en que viven los trabajadores humanitarios en Siria, ejemplo de ello es el secuestro de seis miembros del personal del CICR y uno de la Media Luna Roja Siria perpetrado al parecer por un grupo ligado a Al -Qaeda, el pasado 13 de octubre.

De los secuestrados han sido liberados tres del CICR y el trabajador de la media Luna Roja, pero tres miembros del personal del CICR siguen privados de su libertad.

"Todavía estamos esperando y trabajando para obtener su liberación tan pronto como sea posible", dijo el titular del CICR.