Dedican temporada de ópera a Franco Corelli en su natal Ancona

El Teatro Pergolesi, de la comunidad de Jesi, en Ancona, Italia, dedica su actual temporada de ópera al afamado tenor Franco Corelli, considerado por muchos como un renovador del canto lírico de su país.

El homenaje a Corelli se realiza en el marco del décimo aniversario de su deceso, ocurrido el 29 de octubre de 2003, cuando tenía 82 años de edad.

La temporada de ópera 46, en Ancona, que va del 27 de septiembre al 24 de noviembre, abrió con "L' Arlesiana", protagonizada por Annunziata Vestri, en el papel de Rosa Mamai, y Dmitry Golovnin, en el de Federico. El director de orquesta fue Francesco Cilluffo.

"VIVA V.E.R.D.I" y "Falstaff" son otras dos de las propuestas escénicas programadas en esta temporada, auspiciada por la Fundación Pergolesi Spontini, donde se halla disponible el programa.

Franco Corelli nació el 8 de abril de 1921, en Ancona, Italia, e inicialmente estudió Ingeniería naval, en la Universidad de Bolonia, pero la dejó convencido por un amigo, que lo hizo voltear al Conservatorio de Música de Pesaro, donde intentó convertirse en barítono.

Fue un tenor lírico spinto, que destacó por la potencia de su voz, su carisma con el público y el atractivo físico que le valió ser comparado con los galanes del cine.

De acuerdo con sus biógrafos, llegó tarde al canto, pues su debut llegó hasta los 30 años de edad, cuando participó en el Festival de Spoleto, en el rol de don José en la ópera "Carmen", de Georges Bizet, causando un auténtico revuelo en el mundo de la lírica.

Entusiasmo que no siempre fue compartido por la crítica, pero que igualmente lo encumbró entre el público que lo convirtió en un ídolo, que engalanó los más importantes escenarios del mundo.

Luego de su éxito en "Carmen", entró en la ópera de Roma, para la cual trabajó durante cuatro años. Su estreno allí se produjo en 1953 en una ópera difícil, "Giulietta e Romeo", compuesta por Zandonai, en 1922.

A partir de ahí, reseña una biografía, fue conocido por sus memorables interpretaciones de los papeles de tenor en Andrea Chénier, de Giordano; "Cavalleria Rusticana", de Mascagni; "Fanciulla del West" y "La Bohème", de Puccini, y "Aída", Don Carlos y Ernani, de "Verdi".

El sitio especializado "Laopera.net" recuerda que fue en 1954 cuando inauguró la temporada del Teatro alla Scala junto a Maria Callas, con la ópera "La Vestale de Spontini".

En 1957 debutó en el Covent Garden de Londres con "Tosca", de Giacomo Puccini, y en 1960 volvió a compartir escenario en Roma con Maria Callas, en un célebre "Poliuto", de Gaetano Donizetti.

Un año después hizo lo propio en el Metropolitan de Nueva York con un rol que le dio fama mundial, el Manrico de Il Trovatore de Giuseppe Verdi.

En este teatro, destaca el sitio electrónico, llegaría a cantar exactamente 368 funciones hasta 1975, muy cerca ya de su retiro.

En España cantó una "Tosca" en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, en 1962, y sólo en dos funciones.

Actualmente existen múltiples grabaciones del tenor Franco Corelli, interpretando lo mismo arias de ópera que algunas canciones napolitanas; también videos que dan cuenta de la carismática figura que llevó incluso a posar como modelo de trajes de etiqueta de una revista de sociedad.

Corelli, quien llegó a ser llamado "El príncipe de los tenores", se retiró a los 55 años, en 1976, y murió en Milán, Italia, el 29 de octubre de 2003.