Desata Aerosmith el desenfreno en la Arena Ciudad de México

La espera para ver de nuevo a Aerosmith concluyó anoche, cuando durante dos horas el grupo cimbró la Arena Ciudad de México en su concierto del "Global Warming World Tour", que fue grabado en DVD.

Una serie de imágenes de la trayectoria de la banda apareció en la pantalla principal, que simuló explotar cuando mostró el nombre del grupo originario de Boston, tras lo cual Steven Tyler saltó al escenario ataviado con un penacho rosa y pantalones plateados.

Encima de un piano Tyler se dejó consentir por 15 mil fanáticos, según informaron los organizadores, luego de cantar "Dream on"; minutos antes Gloria Trevi sorprendió a la audiencia al bailar junto al quinteto durante "Walk this way".

Irreverente, con espontáneos pasos de baile y movimientos sensuales, fue como este cantante elevó la temperatura en su cuarta visita a nuestro país.

En esta ocasión se despojó poco a poco de parte de su atuendo y lo lanzó a sus admiradores, quienes disfrutaron ver al líder de este grupo tocar la batería al lado de Joey Kramer.

"Gracias Ciudad de México", dijo extasiado Steven, quien llegó a arrodillarse. Entre las rolas sonadas durante la noche estuvieron: "Love in an elevator", "Dude (Looks like a lady) y "Last child", en donde el vocalista gritó "óCanten!" y cedió el micrófono a sus súbditos.

"Jaded", fue una de las piezas más emotivas de estos músicos que nacieron artísticamente en 1970. Luego sonaron "Boogie man", "Combination" y " What it takes", la cual empezó a capela, pero continúo con el ritmo de sus compañeros, incluido David Hull, quien reemplazó a Tom Hamilton, por problemas de salud.

En "Livin´on the edge" desdobló una bandera de México y la acomodó junto a su micrófono, para después persignarse y ondearla en "I don´t want to miss a thing".

"Buenas noches Ciudad de México, vengan chicos", expresó el rockero al llamar a sus compañeros al borde del escenario para despedirse de esta enérgica noche, envueltos de una lluvia de papelitos y destellos de humo.