Pondera Mario Lavista modelo de excelencia en El Colegio Nacional

Orgulloso de pertenecer a El Colegio Nacional, que este año está cumpliendo su 70 aniversario, el músico y compositor mexicano Mario Lavista destacó el modelo académico de la institución que, como transmisora del conocimiento y el saber, cumple un papel muy positivo para la sociedad mexicana.

"El modelo académico de El Colegio Nacional es la excelencia y hay que sostenerla día con día, conferencia tras conferencia, charla, tras charla, concierto tras concierto, hay que estar muy conscientes de la excelencia académica, la excelencia en las actividades que uno lleva a cabo y los textos que uno publica", puntualizó.

Luego de asegurar que ha sido un gran honor y un privilegio haber sido propuesto para integrarse a El Colegio, Lavista destacó que siempre lo ha visto como una institución transmisora del conocimiento y del saber, en aspectos que atañen al conocimiento contemporáneo y actual, tanto en materia científica como humanística.

"Creo que es un lugar realmente de primer mundo, donde hay un inmenso apoyo por parte de la institución para que uno lleve a cabo sus actividades académicas, por otra parte también tiene una amplia y continuada actividad editorial", subrayó.

En entrevista, difundida por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Lavista recordó que el día que entró formalmente a la institución, la bienvenida se la dio José Emilio Pacheco y su primera clase fue "El lenguaje del músico", donde hizo un recorrido por la historia de la música del siglo XX. El discurso fue respondido por Alejandro Rossi, "una de las personas más admirables e inteligentes que he conocido en mi vida", consideró.

A 15 años de su ingreso, el músico destacó que como parte de sus actividades académicas organiza una serie de conferencias conciertos, donde antes de cada presentación ofrece una charla.

"Me parece que no vale la pena sólo a hablar de música, siempre debe ir acompañada, esto me ha permitido presentar una serie de obras de los clásicos músicos mexicanos del siglo XX que para mí son Carlos Chávez, Silvestre Revueltas y Manuel M. Ponce y obras modernas de la música de hoy", pues para él es fundamental presentar lo que están componiendo los jóvenes autores mexicanos.

La idea, dijo, es mantener las enseñanzas y el legado que otros grandes músicos que antes que él han aportado a la institución, tal es el caso de Carlos Chávez, fundador, y el director de orquesta Eduardo Mata.

"Yo he tratado de una y otra manera de continuar sus enseñanzas y las conferencias que llevaron a cabo en el Colegio", mencionó.

Uno de los aciertos, añadió el director de la revista "Pauta", es que El Colegio reúne a diferentes protagonistas de la vida cultural y científica de México. "Tener como compañero de silla a Miguel León-Portilla me parece una de las mejores cosas que me ha pasado", aseveró.

Sobre la labor del Colegio, destacó su riqueza y la gran oportunidad que ofrece al estar en contacto con otros miembros que abordan temas interesantes, como Arcadio Poveda, José Emilio Pacheco, Gabriel Zaid, Teodoro González de León, o Adolfo Martínez Palomo.

Para el creador emérito del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fonca, "en México hemos tenido muy buenos músicos y seguimos teniéndolos, creo que el Colegio habría de tener entre sus miembros a dos o tres músicos, porque existen artistas de generaciones más jóvenes a la mía que harían una actividad espléndida dentro de él".

Otro de sus aciertos, detalló, es que tiene una serie de convenios con instituciones del interior de la República para ofrecer actividades y que éstas no se centralicen en el Distrito Federal.

Lo cual es fundamental, sobre todo en momentos de crisis en que es necesario y fundamental insistir en la excelencia, que hay que seguir enseñando y transmitiendo, porque la crisis es tal que no hay que doblar las manos, al contrario es momento para seguir realmente lo que uno considera es lo mejor para el país.

El miembro de la Academia de Artes recordó que el Colegio es una institución donde todos sus miembros ejercen su actividad en total libertad, por lo que no hay ningún tipo de censura en la transmisión del conocimiento y del saber, "lo que es extraordinario", tanto que espera que el Colegio Nacional celebre su Centenario.